Es el primer gran cargamento de este producto cannábico encontrado en el país. La droga llegó vía courier al Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Un importante cargamento de hachís fue secuestrado por personal de la Aduana luego de la inspección de una aspiradora centrífuga que provenía de un paquete enviado a un ciudadano argentino desde Estados Unidos. Dentro del mecanismo, se encontraron 17,4 kg del producto cannábico. El valor del producto asciende a los 21 mil dólares.

La incautación tuvo lugar en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza cuando agentes especializados de la Dirección General de Aduanas-AFIP llevaron a cabo el procedimiento, producto de sospechas de presencia de estupefacientes en un paquete que había ingresado al país vía courier.

Según el comunicado del organismo presidido por Guillermo Michel, en la investigación del caso y el destino de la sustancia interviene el Juzgado Nacional en lo Penal Económico N° 4, a cargo del Alejandro Catania.

Si bien no es el primer cargamento que se encuentra, sí se trata del de mayor tamaño. En los últimos años, se encontró esta sustancia en pequeños paquetes, siempre oculto en encomiendas.

Según la investigación de las autoridades aduaneras y policiales, el hachís es una sustancia infrecuente en el menú de dealers que, sin embargo, “se está poniendo de moda en nuestra región”. Brasil es el destino principal en Sudamérica y, en junio de 2021, se secuestró la mayor carga de esta droga: 4,3 toneladas transportadas en un velero que navegaba con destino a la ciudad de Recife, proveniente de Portugal.

La aspiradora en la que iba oculta la droga secuestrada – Prensa Aduana

“El hachís es una sustancia que tiene efectos psicotrópicos similares a los producidos por la marihuana, generando euforia, satisfacción y también alteraciones cognitivas que afectan el sistema nervioso central”, explicaron las autoridades de Aduana en el comunicado.

Este organismo, una semana atrás, recibió información confidencial de que Paraguay había secuestrado cinco encomiendas con hachís oculto, provenientes de California, Estados Unidos. Las cargas, retenidas en el Aeropuerto Silvio Pettirossi, tenían como destino final la Triple Frontera. Gracias a esa información, la Dirección General de Aduanas se puso en alerta y generó perfiles de riesgo a los fines de evitar posibles ingresos al país mediante courier.

El paralelo con la marihuana

Para comparar la sustancia secuestrada, vale aclarar que la diferencia radica en los niveles de THC (tetrahidrocannabinol), que es el químico activo del cannabis que afecta el sistema nervioso. EI THC en la marihuana se encuentra en la planta en un nivel máximo de entre un 25% y 30%, mientras tanto, el hachís puede ser hasta el doble de potente ya que puede llegar hasta el 60% de concentración.

Por su parte, el hachís se consume en forma de tabaco o con vaporizadores para inhalar aunque también se puede ingerir a través de alimentos, usándolo como condimento en pasteles, galletas y otros productos horneados.

El año pasado, la Aduana incautó cantidades significativas de un euforizante denominado “popper”, empleado en relaciones sexuales. A fines de septiembre, un hombre porteño aterrizó en Ezeiza a bordo del vuelo número UX 041, operado por la empresa Air Europa. La Aduana escaneó sus valijas, en un procedimiento de rigor. Allí encontraron 12 frascos con popper, un euforizante líquido de la familia química de los nitritos que se inhala para una potente sensación de subida, usualmente durante encuentros sexuales. La sustancia fue incautada en un procedimiento a cargo del Juzgado en lo Penal Económico N°8 de Gustavo Meirovich. El hombre no fue detenido, pero quedó sujeto a una investigación penal.

(Infobae)

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*