El tiempo - Tutiempo.net
publicidad.jpg
publicidad.jpg
publicidad.jpg

En su primera misa del año, Francisco convocó a «proteger a las mujeres»

en Internacionales/Sociedad

El papa Francisco convocó hoy a «proteger a las mujeres» y consideró que la violencia contra ellas «es ultrajar a Dios», al encabezar en el Vaticano la primera misa del año, luego de la que recordó además los «tiempos inciertos y difíciles» que se viven «a causa de la pandemia».

«Y mientras las madres dan la vida y las mujeres conservan el mundo, trabajemos todos para promover a las madres y proteger a las mujeres», pidió el pontífice al celebrar en la Basílica de San Pedro la Misa de la solemnidad de María Santísima Madre de Dios.

Luego, al recitar el Ángelus frente a miles de fieles, recordó que se viven «aún tiempos inciertos y difíciles a causa de la pandemia».

«Son muchos los que están atemorizados por el futuro y agobiados por las situaciones sociales, los problemas personales, los peligros que provienen de la crisis ecológica, de las injusticias y de los desequilibrios económicos planetarios», explicó en ese marco.

Durante la misa de este sábado, el Papa criticó «cuánta violencia hay contra las mujeres».

«Basta», reclamó además durante la celebración también alusiva a la Jornada Mundial de la Paz, para la que a mediados de diciembre dedicó un mensaje con el lema «Diálogo entre generaciones, educación y trabajo: instrumentos para construir una paz duradera».

En su primera misa de 2022, el Papa sentenció también que «herir a una mujer es ultrajar a Dios, que tomó la humanidad de una mujer, no de un ángel, no directamente».

A fines de diciembre, en una entrevista con el canal 5 de Italia, el Papa ya había calificado como «casi satánico» al problema de la violencia contra las mujeres.

«El número de mujeres golpeadas, maltratadas en el hogar es tan, tan grande, incluso por su marido. El problema es que para mí es casi satánico, porque es aprovecharse de la debilidad de quien no puede defenderse, solo puede detener los golpes. Es humillante, muy humillante», criticó entonces.

En el mensaje divulgado el mes pasado en ocasión de la 55 Jornada Mundial de la Paz que se celebra hoy, Francisco había pedido que la política tuviera un «rol activo» para promover «mayores ofertas de trabajo digno», al que consideró «indispensable para construir y mantener la paz».

«El trabajo es un factor indispensable para construir y mantener la paz; es expresión de uno mismo y de los propios dones, pero también es compromiso, esfuerzo, colaboración con otros, porque se trabaja siempre con o por alguien», desarrolló en el texto.

En el Ángelus de este sábado, el Papa pensó «en las jóvenes madres y en sus hijos que huyen de las guerras y de las carestías o que esperan en los campos de refugiados».

«La paz es también nuestro compromiso: nos pide dar el primer paso, nos pide gestos concretos», reclamó Bergoglio.

Durante la misa con la que abrió las celebraciones de 2022, el Papa centró su homilía en la «meditación» que -según la tradición católica- tuvo María, indicada como madre de Jesús.

«Esta mirada inclusiva, que supera las tensiones conservando y meditando en el corazón, es la mirada de las madres. Es la mirada con la que muchas madres abrazan las situaciones de los hijos», desarrolló el Papa.

Así, para Francisco, se trata de «una mirada concreta, que no se desanima, que no se paraliza ante los problemas, sino que los coloca en un horizonte más amplio».

«Vienen a la mente los rostros de las madres que asisten al hijo enfermo o en dificultad. Cuánto amor hay en sus ojos, que, mientras lloran, saben comunicar motivos para seguir esperando», amplió luego desde el Altar Central de la Basílica.

«Su mirada es una mirada consciente, que no se hace ilusiones y, sin embargo, más allá del sufrimiento y de los problemas, ofrece una perspectiva más amplia, la del cuidado, la del amor que renueva la esperanza», agregó Bergoglio y planteó: «Esto hacen las madres».

«La Iglesia es madre, la Iglesia es mujer», añadió luego.

Las madres, para el Papa, «saben superar obstáculos y conflictos, saben infundir paz».

«Así, logran transformar las adversidades en oportunidades para renacer y crecer. Lo hacen porque saben conservar, saben mantener unidos los hilos de la vida», destacó.

«Necesitamos personas que sean capaces de tejer hilos de comunión, que contrarresten los alambres espinosos de las divisiones, que son demasiados», enfatizó.

«Las madres, las mujeres, no miran el mundo para explotarlo, sino para que tenga vida. Mirando con el corazón, logran mantener unidos los sueños y lo concreto, evitando las desviaciones del pragmatismo aséptico y de la abstracción», agregó.

Ayer, en su última homilía de 2021, el Papa había denunciado «la tentación del sálvese quien pueda» que hubo en todo el mundo para afrontar la salida de la pandemia de coronavirus.

«Esta época de pandemia ha aumentado la sensación de desconcierto en todo el mundo», dijo además el pontífice durante las denominadas Vísperas y Te Deum de agradecimiento por el año que pasó.

(Hernán Reyes Alcaide/Télam)

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*

ultimas de Internacionales

ir arriba