Ayer, lunes 24, en horas de la tarde, la seguridad del principal centro de salud del distrito alarmó a las autoridades cuando una llamada telefónica anónima alertó sobre la posible existencia de un aparato explosivo dentro de las instalaciones del Hospital Enrique Erill de Belén de Escobar.

Ante el posible atentado, se hicieron presentes en el lugar una dotación de Bomberos Voluntarios de Escobar, Defensa Civil, Prevención Comunitaria, Tránsito y la Policía de la Comisaria 1° de Escobar.

Las calles dentro del perímetro del nosocomio se vieron afectadas tras realizarse un vallado preventivo para evitar la circulación mientras los agentes procedían a efectuar las correspondientes inspecciones. Finalmente trascendió que fue una falsa alarma y la normalidad regresó al nosocomio luego del momento de tensión.

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*