Un conferencista muy reconocido comienza su charla mostrando un billete de 100 dólares y le pregunta a la audiencia: “¿Quién quiere este billete?”, y todos los asistentes levantaron sus manos.

“Bien, ahora haré algo más radical con este billete”, dijo. El hombre tira el billete arrugado al suelo y salta sobre él con fuerza y lo llena de polvo.

publicidad.jpg

De nuevo vuelve a preguntar:

“¿Quién quiere este billete?”

¡Las manos de los asistentes continúan levantadas!

“Queridos amigos, acaban de aprender una lección hoy… No importa lo que haga con este billete, ustedes siguen queriéndolo porque al final su valor no ha cambiado, todavía vale 100 dólares, ¿cierto?»

“Ahora piensen en ustedes. Son muchas las veces que se sienten arrugados, pisoteados y ensuciados por otras personas, o cosas que les pasan y puede pasar; que piensen que no valen nada. Sin embargo recuerden: ¡su valor nunca cambiará ante los ojos de las personas que los aman!”

*Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un saludo, y mi deseo de que la vida te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha prosperidad.

Claudio Valerio
@Valerius
Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*