Daniel Ferreyra, conocido como «Cabezón», el 19 de abril fue internado en el Hospital Erill tras contraer Covid-19 y padecer un cuadro severo. Por falta de lugar e insumos días después debió ser trasladado. La única opción que encontró la familia en ese momento fue la Clínica Delta en Campana, allí la internación cuesta más de 100.000 pesos por día. A más de un mes en la Clínica Delta sus familiares y allegados buscan el modo de poder costear la deuda y no pierden las esperanzas de volver a tener a Daniel con ellos.

Daniel Fereyra, tiene 61 años de edad, es vecino escobarense y presidente de el Club de Pescadores del partido. Empezó con síntomas de Covid-19 y lo internaron el 19 de abril en el Hospital provincial Dr. Enrique Erill. Ya desde ese momento la situación del nosocomio era complicada, ya que de acuerdo con una de sus hijas, «desborda de lo complicado que está». El 21 de abril le informaron a la familia que necesitaba respirador ya que oxigenada bajo y les dijeron que en el hospital no había lugar y no contaban con la complejidad necesaria para el cuadro que el paciente presentaba.

Ante esta situación las autoridades del centro de salud comunicaron que iban a comenzar a buscar algún hospital de la provincia para su traslado. Entre el 21 y 22 de abril, la familia Ferreyra empezó a buscar una cama en terapia por su cuenta. Daniel no podía esperar y su familia estaba dispuesta a todo por él. El 22, con ayuda de la clínica Fátima encontraron una cama en Campana, en la clínica Delta. Cuando iniciaron las gestiones para realizar la internación les pasaron el precio de $150.000 mil por día. «La realidad es que en el momento pensamos que era un montón pero mi papá lo necesitaba y no podía esperar a que apareciera una cama, logramos que lo internen y cuando el 22 a la noche ingresa a la clínica le hacen una tomografía y nos dicen que tenía neumonía bilateral por covid», contó Melisa Ferreyra, hija de Daniel, a NUEVO Digital de Escobar.

publicidad.jpg

Ante el diagnostico de neumonía bilateral, Daniel fue trasladado a terapia con respirador. Allí paso varios días peleando con el respirador y con hisopados que daban positivo y la situación se tornaba más compleja. El lunes pasado, Ferreyra debió ser intervenido para la realización de una traqueotomía, ya que iban muchos días intubado. «Nos dijeron que con la traqueo se podía facilitar el destete del respirador aunque su rehabilitación va a llevar tiempo, hace unos días nos dijeron que había una posibilidad de que tengan que hacer diálisis por sus riñones. Nos llamaron y dijeron que tenían que hacer 3 días de diálisis, lo cual tuvimos que pagar por adelantado, es muchísima plata, pero es lo único que había para él, el sistema de salud esta saturado lamentablemente», explicó Melisa sobre el estado de salud de su papá.

Daniel se había anotado en el Plan de Vacunación y se encontraba a la espera cuando contrajo el virus y debió ser internado como consecuencia de las complicaciones al agravarse el cuadro. El turno le llegó estando ya internado. Al estar contagiado deberá esperar a recibir el alta y a su vez esperar un tiempo más debido a un tema de anticuerpos para poder vacunarse finalmente.

Para poder solventar los gastos de la internación y costear la deuda generada tras necesitar tanto tiempo la atención en la clínica, la familia y personas que se solidarizan con ella organizan rifas. Según explicó su hija, hay gente que está colaborando de forma económica y lo agradecen de corazón, pero «para que la gente no tenga que dar su plata porque si» ofrecen vender los números de las rifas a cambio de diversos premios. Además Melisa destacó que hasta con una oración, «pidiendo por la salud de él y su mejoría» los ayudan. Agradecen «de corazón toda la ayuda» y piden «que la gente tome conciencia de que hay que cuidarse mucho, por que el sistema de salud esta colapsado realmente».

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*