Ayer, domingo 11 de abril, el Director del Hospital Provincial Dr. Enrique Erill publicó una carta abierta buscando concientizar sobre la situación sanitaria de la región, en la que dejó asentada su postura y sus decisiones para enfrentar la nueva ola de Covid-19, pidió continuar con los cuidados, de ser posible extremarlos y realizo una súplica para «esa parte de la sociedad que es indiferente a lo que está pasando».

«Anoche, mientras cenábamos en familia y recibíamos noticias sobre la crítica situación que está atravesando el País, decidimos junto a Marina y los chicos, que nuestra familia vuelve a Fase 1. No vamos a esperar que el gobierno nos indique qué hacer y qué no, lo tenemos claro, queremos cuidarnos y preservarnos, y entendemos que la única manera de hacerlo es quedándonos en casa y solo salir cuando sea esencial o para ir a trabajar. La única duda por el momento es si los chicos van a seguir yendo al cole. Tenemos la suerte que en el colegio de nuestros hijos, las autoridades hacen cumplir el protocolo al pie de la letra, y son muy estrictos al respecto, pero también sabemos que los chicos y maestros muchas veces viajan en transporte público o comparten auto para llegar a la escuela, y que la espera de los padres a la entrada y salida es otro foco de contagio. Marina y yo sabemos de lo importante que es la escuela presencial, lo entendemos como padres y como pediatras, pero no estamos aun así, seguros de seguir mandándolos.

Anoche la Directora de Pami informó que en Caba el 100% de las camas de cuidados intensivos covid estaban ocupadas, y que en la región de Amba la situación no era mucho más esperanzadora. ¿Sabes qué significa? Si tu viejo/a se contagia covid, vive en la región de Amba, y necesita internarse en terapia intensiva, probablemente no tenga dónde hacerlo, con el riesgo de morir en la búsqueda de una cama.

publicidad.jpg

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati) en un análisis sobre 53 instituciones (públicas y privadas) da cuenta que en la región de Amba, las camas están ocupadas en un 93%. Los medios de comunicación replican la noticia e informan que las clínicas más importantes y prestigiosas de la zona están entre un 90 y un 100% de ocupación. ¿Vuelvo a explicar qué significa? Si necesitas cama de internación, no te salva ni la prepaga más cara del mundo.

Y como vienen diciendo las autoridades sanitarias, nuestros hospitales públicos están atravesando una situación similar. En Escobar hace un par de semanas que tanto el Hospital Erill, el sistema de salud municipal, y las clínicas privadas, estamos trabajando prácticamente al 100%. Gracias a la red de Hospitales Provinciales, al trabajo mancomunado con la Región Sanitaria y la Municipalidad, pudimos derivar pacientes y no colapsar, pero cada día que pasa, el sistema se tensa un poco más, y pronto, si la curva sigue en aumento, no vamos a poder seguir dando respuesta.

En Argentina se trabajó muchísimo para que el sistema no colapse, se duplicaron las camas de UTI, se invirtió en equipamiento, recurso humano, insumos y drogas, pero te aseguro que estamos al límite de que la demanda de camas supera a la oferta, y colapsar, como ocurrió en países del primer mundo, con sistemas de salud más robustos que el nuestro.

Por todo esto que te cuento, en casa elegimos no jugar a la ruleta rusa, porque si decidís salir, estás haciendo eso, y lo grave es que no solo jugas con tu vida, también lo haces con la de tus seres queridos. Marina y yo estamos vacunados, probablemente si nos contagiamos, atravesemos la enfermedad como una simple gripe, pero no tenemos miedo por nosotros, sino por nuestros hijos, padres, familiares y amigos. Esto no va a ser eterno, la campaña de vacunación está en marcha, la vacuna dio sobradas muestras de ser eficaz y segura, el personal de salud mientras lucha por seguir salvando vidas, también te cuida y te vacuna. Vos hacé tu parte, quédate en casa, salí solo lo indispensable, usa tapabocas, ventilá los ambientes, respetá el distanciamiento e higienizate las manos.

Estas palabras me salen del corazón, desde las entrañas, son una súplica para esa parte de la sociedad que es indiferente a lo que está pasando. Siempre siendo respetuoso de otras miradas, porque es muy delicado el equilibrio entre lo sanitario, lo económico y lo social, pero créeme que solo hay esperanza cuando hay vida, y eso es lo que está en juego ahora. Quedate en casa.

Con todo el cariño del mundo y la responsabilidad que me caracteriza.

Gaspar Matías Costa«

Compartila en las redes