El caso de Mimi, una niña de tres años que, con tan solo un mes de vida, ingresó al sistema de adopción y Mariana y Marcelo Ikonikoff, quienes forman parte del programa de Acogimiento Familiar del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la recibieron en su casa, y tres años más tarde, la justicia ordenó que la menor sea dada en adopción sin tener en cuenta el vínculo que se generó con la familia por la demora del juzgado para decidir su caso y ahora ellos piden que la nena sea restituida a su hogar.

El caso de la pequeña Mimi, como Mariana decidió llamarla para preservar su identidad, cada vez resuena más en el país y numerosas personalidades del ambiente artístico luchan en representación de sus «padres» ya que están siendo censurados debido a un bozal legal impuesto por la justicia. A nivel local, el intendente Sujarchuk, como autoridad máxima del distrito, también se sumó con unas sentidas palabras al pedido de restitución de Mimi criticando el erróneo accionar de la Justicia sin contemplar las necesidades particulares de la niña.

«Cuando hablamos del Interés Superior de los niños, niñas y adolescentes, no hablamos solamente de su protección física, económica o material. Es un concepto mucho más amplio: la protección integral de derechos, atendiendo las circunstancias temporales y particularidades respecto de esos niños, niñas y adolescentes», inició su mensaje el mandatario local.

publicidad.jpg

Continuó sosteniendo que «la protección de ese interés superior debe estar garantizado por todos y todas, pero en especial por el Poder Judicial, las autoridades administrativas o los órganos legislativos. Por ese motivo nos solidarizamos con Mimí, una niña víctima de una situación que claramente deja al descubierto el lento proceder de la Justicia para garantizar un ámbito estable en el que ella pueda crecer y desarrollarse.»

«Esta situación también deja secuelas en los adultos, vecinos de Escobar a quienes también acompañamos y con quienes nos solidarizamos en todo aquello que puedan necesitar para recomponerse, incluso en el hecho de trabajar conjuntamente por mejorar el cumplimiento de las normas existentes, siempre e incondicionalmente privilegiando la necesidad de brindar una respuesta que garantice y proteja el interés superior de los niños, niñas y adolescentes», finalizó Sujarchuk.

Compartila en las redes
Tags:

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*