Comenzó el año 2021. ¿Quién puede decir que no tiene sueños que cumplir? ¿Quién no quiere que sea mejor que este año, con el problema del virus, el paro, la falta de dinero? Es cierto que estamos mirando al futuro con mucha esperanza, con mucha fe. No solo soñamos sino que creemos que los sueños serán una realidad en nuestras vidas.

¿Estamos dispuestos a dedicarnos más a las cosas que pueden ser alimento apara nuestro espíritu? ¿Estamos dispuestos a renunciar a los placeres engañosos de la vida para dedicar más tiempo a nosotros, a nuestro ser  interior? ¿Estamos dispuestos a ser una ambición en lugar de perseguir una ambición? Si somos personas que hablamos bien de otras, sea en público y en privado, todas las cosas que proclamemos (hablemos) sanidad, paz, prosperidad, etc., que anhelamos;  llegarán a nosotros sin que tengamos que perseguirlas.

Descansando y con el objetivo de llegar a ser una mejor persona, cada día del nuevo año será maravilloso y al final, tendremos muchas cosas por las que estar agradecidos… Hagamos la prueba,  no habrá arrepentimientos.

publicidad.jpg

¡Feliz Año Nuevo!

Claudio Valerio

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*