El tiempo - Tutiempo.net
publicidad.jpg

Mes de la Concientización sobre el Cáncer de Mama: los chequeos de rutina cayeron hasta un 70% en la Argentina

en Vida saludable

Es el cáncer de mayor incidencia en mujeres y la principal causa de muerte por cáncer en mujeres. Las últimas cifras sobre consultas y estudios alarman a los especialistas.

Según destaca la Sociedad Argentina de Mastología (SAMAS), el cáncer de mama es el de mayor incidencia en mujeres y la principal causa de muerte por cáncer en mujeres en la Argentina. Luego de Uruguay, el país posee la tasa de mortalidad más alta de Latinoamérica, ocasionando alrededor de 6 mil muertes por año.

Resulta imprescindible realizar estudios periódicos, ya que son fundamentales para una detección temprana. Asimismo, de esta forma también se pueden aumentar las posibilidades de cura.

Si se tiene en cuenta que el 90% de los casos detectados a tiempo se curan, la disminución de la tasa de controles en este 2020 plantea a futuro un escenario preocupante para los especialistas. Es decir, un tiempo prolongado con menor cantidad de chequeos preventivos podría aumentar los casos de cáncer de mama diagnosticados en etapas más avanzadas.

Al igual que el COVID-19, muchas mujeres que padecen la enfermedad suelen ser asintomáticas. En esa línea, existen distintos tipos de cáncer de mama, en general, un tumor podría tardar hasta 2 años en hacerse palpable. Sin embargo, otros crecen rápidamente.

“En sus estadios iniciales no produce síntomas, por ello es fundamental la mamografía, que permite ver lo que aún no se puede tocar. Si se detecta el tumor en esta instancia temprana, la enfermedad alcanza su máximo nivel de curación”, explica SAMAS en su sitio web.

Chequeos anuales. Desde la década del 70, la Argentina cuenta con la herramienta para realizar los controles: la mamografía. Este estudio que se practica anualmente en pacientes demostró la disminución en un 30% de la mortalidad por cáncer de mama. Uno de los mitos desterrados por la Sociedad Argentina de Mastología es que las dosis de radiación pueden generar la enfermedad, ya que son muy bajas y no producen cáncer de mama ni de otro órgano.

La mamografía, que suele llevarse a cabo por primera vez después de los 40 años o antes si la persona tiene factores de riesgo, puede no ser la única herramienta, ya que en las mamas más densas puede disminuir la sensibilidad. En muchas pacientes puede combinarse con estudios adicionales como la ecografía mamaria y técnicas mamográficas complementarias para mayor precisión al momento del diagnóstico.

Una detección temprana, junto a un chequeo en casa y una consulta al profesional pueden detectar la enfermedad a tiempo y aumentar las posibilidades de cura.

Su salud también es esencial. No posponga sus chequeos.

(Infobae)

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*

ultimas de Vida saludable

ir arriba