El tiempo - Tutiempo.net
publicidad.jpg
publicidad.jpg

Día Mundial de la Prevención del Suicidio

en Sociedad/Vida saludable

Distintas instituciones buscan concientizar sobre la prevención y el tratamiento de los cuadros de depresión, a fin de acompañar al individuo a buscar ayuda profesional para evitar que el cuadro avance y pueda complicarse.

La pandemia por el nuevo coronavirus y la enfermedad COVID-19 que genera, ha sumido a muchas personas en una depresión prolongada, no solamente por la imposibilidad de luchar abiertamente contra el virus por falta de herramientas como tratamientos efectivos o una vacuna que los prevenga, sino por el padecimiento de una extensa cuarentena que acarrea muchos impedimentos y que no parece tener un fin cercano.

En este contexto y con la mira puesta en la prevención y el tratamiento de los cuadros de depresión, distintos profesionales de la salud hicieron un llamado a la población a reconocer a tiempo estas condiciones y acompañar al individuo a buscar ayuda profesional para evitar que el cuadro avance y pueda complicarse.

La iniciativa tomada por la Fundación INECO forma parte de una campaña de concientización que está llevando a cabo la fundación con el apoyo de la División Upjohn del laboratorio Pfizer, en el marco del Mes de Prevención del Suicidio, que se estableció en septiembre y más específicamente por el Día Mundial de Prevención del Suicidio, instaurado el 10 de septiembre por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Bajo el nombre de ‘Buscá el Sol, Depresión sin estigma’, la movida, que también tiene lugar en otros países de la región, se suma al movimiento mundial ‘Septiembre Amarillo’ con el objetivo de dar más visibilidad a los trastornos mentales y a la prevención del suicidio. Parte de la imagen de girasoles amarillos, tomados de los 3 cuadros ‘Los Girasoles’ de Vincent Van Gogh, en referencia a la enfermedad mental del pintor y como símbolo también de una flor que, de joven, gira hacia el sol cada mañana incluso en los días nublados, siempre buscando la luz que le da vida.

Es importante reconocer a tiempo la depresión y acompañar al individuo a buscar ayuda profesional para evitar que el cuadro avance y pueda complicarse.

Con el hashtag #DepresionSinEstigma, se busca en redes sociales promover una mayor concientización durante todo este mes y se invita a la población a tomar a la depresión como una enfermedad que puede y debe ser diagnosticada y a tratar de evitar que trastornos mentales de este tipo evolucionen a casos extremos como el suicidio.

“Si bien acciones de este tipo son siempre oportunas, la actual situación de cuarentena instaurada para evitar la propagación del coronavirus SARS-Cov-2 y la enfermedad que produce, el COVID-19, ha puesto en primer plano los trastornos emocionales como la depresión, propiciada por el distanciamiento y las situaciones de soledad. Si bien es un escenario que nos atañe a todos, son los jóvenes, por su gran necesidad de contactos sociales, los más afectados, especialmente un grupo que representa entre el 8 y el 15 por ciento que son más vulnerables y que requieren de una mayor atención por parte de la familia, las organizaciones y la comunidad en general”, refirió la doctora Teresa Torralva, presidenta de la Fundación INECO.

Algunos síntomas a los que se debe estar alerta –explicó la especialista- son ánimo decaído, tristeza, desesperanza, cambios en la alimentación (generalmente inapetencia), alteraciones del sueño, dificultades para concentrarse, falta de energía, y pensamientos negativos recurrentes, entre otros. Destacando además que lo importante es analizar la intensidad y la duración de los mismos, ya que a mayor intensidad y por más tiempo, es superior el impacto en la vida diaria, con afectación en el rendimiento académico, laboral y de relaciones familiares y sociales del joven. “Es importante considerar que algunos jóvenes pueden requerir de un tratamiento psicológico del tipo cognitivo/conductual o incluso del tratamiento médico para la depresión”, afirmó.

“Es importante diferenciar situaciones en las que una persona puede estar ansiosa o deprimida, por problemas en su trabajo, estudio o familia, entre otros, y la depresión como enfermedad, que es una condición sumamente invalidante con pérdidas no solo de productividad en el sentido estrictamente laboral, sino con una merma considerable en el cumplimiento de las actividades sociales del individuo a causa de su condición”, explicó el doctor Marcelo Cetkovich, Jefe de Psiquiatría de INECO.

“Deprimirse es parte de las condiciones de la vida. Un porcentaje expresa una respuesta normal y esperable, pero otro porcentaje muestra componentes biológicos y psicológicos, con formas de reacción patológicas. Estos últimos merecen toda nuestra atención y debemos estar alertas para acompañarlos y transitar un proceso que les permita entender que necesitan contención médica o psicológica”, completó el especialista.

Un estudio epidemiológico en Salud Mental llevado a cabo en Argentina por los doctores Juan Carlos Stagnaro, Alfredo Cía y otros en 2018 sobre 3.927 personas mayores de 18 años de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Mendoza, Tucumán, Salta, Corrientes, Resistencia y Neuquén reveló una prevalencia de trastornos mentales del 29,1%, que, proyectada a los 75 años de edad, ascendía al 37,1%. “Esto significa que al menos 1 de cada 4 argentinos va a padecer un trastorno mental en algún momento de su vida”, consignó el doctor Cetkovich.

Algunos síntomas a los que se debe estar alerta son ánimo decaído, tristeza, desesperanza, cambios en la alimentación (generalmente inapetencia), alteraciones del sueño, dificultades para concentrarse, falta de energía, y pensamientos negativos recurrentes, entre otros (AFP).

El trabajo observó la presencia de ‘trastorno depresivo mayor’ (8,7%), ‘trastorno por abuso de alcohol’ (8,1%) y de ‘fobia específica’ (6,8%). En total, los trastornos de ansiedad fueron el grupo de mayor prevalencia (16,4%), seguidos por los trastornos del estado de ánimo (12,3%), los trastornos por sustancias (10,4%), y los trastornos del control de impulsos (2,5%). Según la OMS, los trastornos mentales (especialmente la depresión y los trastornos por consumo de alcohol) son un importante factor de riesgo de suicidio en Europa y América del Norte, y reconoce al suicidio como ‘un problema complejo, en el que intervienen factores psicológicos, sociales, biológicos, culturales y ambientales’.

Si bien tradicionalmente las mayores tasas de suicidio se han registrado entre los varones de edad avanzada, en los últimos años ha crecido la incidencia de suicidio en personas jóvenes. En la Argentina, según cifras del Informe de Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud de la Nación correspondientes al año 2018, murieron 3.322 argentinos por suicidio (9 por día) y el 50% correspondió a jóvenes de entre 10 y 34 años.

De acuerdo con las estadísticas de la propia OMS, el suicidio es una de las tres primeras causas de defunción entre las personas de 15 a 44 años en algunos países y la segunda causa en el grupo de 10 a 24 años; estas cifras no incluyen las tentativas, que son hasta 20 veces más frecuentes que los casos de suicidio consumado. Según los registros de dicha institución, cada año en el mundo se suicidan casi un millón de personas, lo que supone una tasa de mortalidad global de 16 por 100.000, o una muerte cada 40 segundos.

Según la OMS, en el mundo se suicidan casi un millón de personas por año.

Como intervenciones eficaces para prevenir el suicidio, desde la OMS recomiendan la restricción del acceso a métodos comunes, como armas de fuego y sustancias tóxicas como plaguicidas, y -por supuesto- adoptar enfoques multisectoriales con muchos niveles de intervención y actividades. A tal efecto, incluyen la prevención y el tratamiento adecuados de la depresión y del abuso de alcohol y de sustancias adictivas, al igual que el contacto de seguimiento con quienes han intentado suicidarse.

Para Cetkovich, “el suicidio es una de las principales causas de muerte evitables en la población joven: en el 95% de los casos se trata de trastornos mentales prevenibles y tratables, fundamentalmente originados en la depresión. Ante la sospecha de un cuadro de depresión que se manifiesta cuando la persona no está bien, ante todo, los allegados deben tratar de no juzgar ni interpretar, sino promover espacios de diálogo sin miedo a hablar del tema, acompañar al individuo, que no se sienta solo, y consensuar con él la importancia de buscar ayuda profesional”.

“Afortunadamente, hoy se cuenta con medicamentos seguros y eficaces cuya función no es tapar los síntomas, sino que ayudan al paciente a recuperarse, siempre bajo la prescripción y seguimiento a cargo del especialista”, insistió Cetkovich.

El suicidio es una de las principales causas de muerte evitables en la población joven: en el 95% de los casos se trata de trastornos mentales prevenibles y tratables (Shutterstock).

Desde la Fundación INECO, aprovechando el Mes Mundial de Prevención del Suicidio, insisten en crear conciencia sobre que el suicidio se puede prevenir, consignando la importancia de sospechar el cuadro y de llevar adelante las medidas necesarias para proveer al paciente del tratamiento correspondiente. Entre otras recomendaciones, los especialistas ponen énfasis en que hablar del suicidio no inducirá a una persona a quitarse la vida, entender que el suicidio no es una elección ni una expresión de libre albedrío, estar atentos a trastornos mentales -como la depresión- que pueden funcionar como desencadenantes de la conducta, no juzgar a la persona y no subestimar los avisos que suele dar, mucho menos aún en los casos de tentativas de suicidio.

“Generalmente, lograr que el individuo acepte buscar ayuda forma parte de un proceso, en el que se lo debe acompañar, no imponer, que se dé cuenta solo, que finalmente asuma que lo hace por su propia decisión o al menos que es el resultante de una decisión consensuada”, concluyó Torralva.

En Argentina, según datos de la Dirección de Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud de la Nación, en el año 2017 la mortalidad por causas externas explica 6 de cada 10 muertes en la población adolescente. El suicidio es la segunda causa de defunción en el grupo de 10 a 19 años, luego de las lesiones de tránsito.

Con el objetivo de proteger la salud de la conversación, Twitter amplió sus recursos para seguir colaborando con las organizaciones de prevención del suicidio en todo el mundo.

“Mucha gente usa Twitter para expresar puntos de vista únicos y hablar abiertamente sobre sus preocupaciones. Mientras lidiamos con el peso y la realidad de una crisis de salud pública sin precedentes, es nuestro trabajo asegurarnos de que Twitter siga siendo un espacio seguro para cualquier persona interesada en buscar consejos y recursos de salud mental o en compartir sus preocupaciones individuales de salud mental”, explicaron desde la red social, que bajo el hashtag #HablemosDeSuicidio, busca amplificar los recursos para la prevención del suicidio en Twitter y proteger la salud de la conversación pública.

Junto con la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP, por sus siglas en inglés), por tercer año, lanzaron un emoji personalizado en forma de un listón naranja, símbolo internacional del Día Mundial para la Prevención del Suicidio. El emoji aparecerá cuando la gente twittee con los hashtags #DíaMundialPrevenciónSuicidio, #PrevenciónSuicidio, #HablemosDeSuicidio hasta el 25 de septiembre y está activado en 23 idiomas.

(Infobae)

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*

ultimas de Sociedad

Reguemos al amor

No hay mayor gozo que difundir el amor. El rencor trae heridas
ir arriba