Corren las horas y Andrea Encina se mantiene en estado crítico. Internada inicialmente en el Hospital Dr. Erill de Escobar, fue trasladada poco después al Néstor Kirchner, en Maquinista Savio, a escasas dos cuadras de la oficina de El Diario de Escobar en esa localidad, oficina donde se encontraba trabajando cuando fue atacada por su ex marido, Florencio Gervasio Yaquino, quien luego se suicidó en el mismo lugar.


Las autoridades de este nosocomio emitieron un parte médico tras su llegada, donde expresan que Andrea fue derivada en grave estado poco después de la medianoche. Confirmaron que había recibido una herida de bala en la cabeza y que no tenía ninguna cirugía previa. Describen que presenta las pupilas midriáticas dilatadas (un reflejo porque no hay respuesta cerebral) y que está en coma profundo no inducido a consecuencia de la propia lesión. Está en shock con el máximo tratamiento posible, medicada con drogas vasoactivas reservadas a pacientes extremadamente graves . Andrea está entre la vida y la muerte.


Esta información coincide con lo expresado por la propia hija de Andrea, quien manifestó que «Estamos esperando a ver si nos da una mínima esperanza de vida en el cerebro».

publicidad.jpg


Yaquino había sido denunciado tiempo atrás por la víctima, dando lugar a las actuaciones pertinentes.

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*