Hace ciento treinta años, Vincent Van Gogh se despertó en su habitación en una posada en Auvers-sur-Oise (Francia), salió con un lienzo para pintar y regresó a la posada por la noche con una herida de bala fatal.

Una secuencia de eventos con muchas incógnitas que los investigadores de arte parecen dispuestos a desandar a partir del hallazgo de la ubicación precisa donde el artista creó su pintura final, «Raíces de árbol«.

Los historiadores han conjeturado durante mucho tiempo sobre los sucesos que acabaron con la muerte de Van Gogh, el 29 de julio de 1890, pero recién ahora Wouter van der Veen, un investigador en Francia, sostiene que ha descubierto el lugar donde el pintor creó su último cuadro, lo que podría ayudar a comprender mejor cómo pasó su último día de trabajo.

publicidad.jpg

El lienzo «Raíces de árbol» refleja el tronco y las raíces de varios árboles grandes que sobresalen de la pendiente de una colina, junto a la que pasa un camino de piedras, la calle Daubigny, que cruza Auvers-sur-Oise -donde el artista pasó los últimos setenta días de su vida-, y pasa a pocos metros de la calle que sus vecinos bautizaron como la Rue Van Gogh, en recuerdo del pintor neerlandés.

«Ahora sabemos lo que hizo durante su último día» antes de que le dispararan, explicó Van der Veen, director científico del Instituto Van Gogh, una organización sin fines de lucro establecida para preservar la pequeña habitación del artista en el Auberge Ravoux, la posada. en Auvers-sur-Oise.(…)

(Télam)

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*