El tiempo - Tutiempo.net
publicidad.jpg

De las misiones de paz en Kosovo a morir por una bicicleta: quién era Marcos Castillo, el gendarme asesinado en Zárate

en Sociedad

Tenía 49 años y desde enero era el jefe del escuadrón de Gendarmería de la zona. Estaba casado y era padre de cinco hijos. En sus 25 años al servicio de la fuerza, estuvo en siete destacamentos del país y participó en tres comisiones especiales de las Naciones Unidas. Hay dos detenidos por su muerte, uno es menor de edad.

Marcos Antonio Castillo había nacido el 15 de septiembre de 1970 en La Quiaca, Jujuy. Murió en Zárate, provincia de Buenos Aires, a casi 1.500 kilómetros de su orígenes, en una hipotética línea recta desde la frontera norte al centro del país. Lo asesinaron a tiros a sus 49 años, en la calle Independencia al 800, entre Justa Lima de Atucha y Almirante Brown, en pleno casco urbano de la localidad, a pocas cuadras de la Municipalidad y la plaza principal. Lo mataron para robarle. Castillo volvía a su casa en su bicicleta. Poco antes, había sido designado comandante principal de la Gendarmería Nacional Argentina y jefe del Escuadrón de la zona.

publicidad.jpg

Lo encontraron los vecinos del lugar, alertados después de escuchar disparos. Castillo era, por entonces, un hombre no identificado tirado en el suelo, recostado sobre su mochila negra, apoyado contra una pared, con el casco puesto y su cara cubierta. Encima suyo, la bicicleta que le habrían querido robar dos delincuentes.

De acuerdo a las primeras investigaciones a cargo de la fiscal Andrea Palacios, el gendarme intentó resistirse al asalto y los ladrones le efectuaron tres disparos para luego escapar sin concretar el robo. La causa fue instruida como “homicidio en ocasión de robo”. Dos jóvenes de 16 y 19 años fueron detenidos en las últimas horas bajo la sospecha de ser los presuntos asesinos del hombre.

Uno tenía una campera ensangrentada, el otro, cinco balas calibre 22: el ministro Sergio Berni, vecino de la zona, participó del operativo de los arrestos.

Fue un golpe tremendo. Es un hecho de inseguridad lamentable y terrible. Castillo se sentía solo y quería traer a su familia para acá”, contó Juan Carlos Rodríguez, vicecónsul general de la Embajada de España con asiento en Zárate.

Castillo había estado los últimos tres años ejerciendo como segundo jefe en la Unidad de Prevención Barrial en el Barrio 1-11-14

Rodríguez fue quien le había brindado una habitación donde instalarse hasta que pudiera hallar una casa para traer a su familia, establecida en la zona de Ciudad Evita. El gendarme estaba casado y era padre de cinco hijos: tres mujeres y dos varones. La mayor tiene 17 años. La pandemia del coronavirus y el correspondiente período de aislamiento social, preventivo y obligatorio entorpeció la mudanza de su familia a su nuevo lugar de trabajo. Castillo, que dedicó la mitad de su vida a desarrollar su carrera en la fuerza, vivió en varias ciudades del país y del mundo.

El último día de 1995, a sus 25 años, egresó de la Escuela de Gendarmería Nacional “General Don Martín Miguel de Güemes” como subalferez. En enero del año siguiente, ingresó al Escuadrón 11 San Ignacio, en Misiones. El 18 de febrero del ’97 cruzó el largo del país para servir en el Escuadrón 44 de Ushuaia. A mediados de 1999, su primera excursión fuera de la Argentina: participó de una comisión en Haití con los Cascos Azules de Gendarmería. El 31 de mayo del 2000 fue convocado a una misión de paz de Naciones Unidas en Haití, donde permaneció quince meses. A fines de 2006, volvió a servir en una comisión de la ONU en la República del Congo durante tres meses.

Uno de los detenidos por el crimen: sus manos fueron preservadas con sobres para el dermotest que evaluará si dispararon el arma homicida

Con el tiempo, se convirtió en segundo jefe de la Unidad de Prevención Barrial del Barrio 1-11-14 en el Bajo Flores de la Ciudad de Buenos Aires. Luego de casi tres años, fue elevado al cargo de Jefe del Escuadrón Zárate. Murió en esa localidad del norte bonaerense, luego de pasar por siete escuadrones en el territorio argentino y de participar de tres misiones especiales fuera del país. Hacía veinte años que un oficial de gendarmería con su cargo no era asesinado.

(Infobae)

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*

ultimas de Sociedad

ir arriba