El tiempo - Tutiempo.net
publicidad.jpg

Los niños y jóvenes también tienen riesgo de complicaciones graves por COVID-19, insisten investigadores

en Sociedad

Según un nuevo estudio publicado en la revista médica JAMA Pediatrics, los niños, adolescentes y adultos jóvenes tienen más riesgo de lo que se pensaba anteriormente.

A principio de la aparición del nuevo coronavirus, que sorprendió al mundo en diciembre, la evidencia científica que todavía se construye minuto a minuto, sobre la base de la experiencia de los países que más casos presentan, la enfermedad por COVID-19 parecía no afectar a los niños.

publicidad.jpg

A mediados de marzo, la franja etaria desde los cero a los nueve años los casos registrados no superan el 1%. Pero pasados dos meses desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró pandemia a esta enfermedad, se sabe que la mayoría de los niños ingresados en unidades de cuidados intensivos pediátricos en este tiempo, tenían afecciones subyacentes que les hicieron perder la vida o estar internados en forma grave.

Según un estudio realizado por un investigador estadounidense, los niños, los adolescentes y los adultos jóvenes tienen un mayor riesgo de complicaciones graves por COVID-19 de lo que se pensaba anteriormente y las personas con afecciones de salud subyacentes tienen un riesgo aún mayor.

Una enfermera desinfecta a un menor en Najaf, Iraq . REUTERS/Alaa al-Marjani

El estudio, publicado en la revista médica JAMA Pediatrics, es el primero en describir las características de los pacientes con COVID-19 pediátricos gravemente enfermos en América del Norte.

La idea de que COVID-19 no afecta a los jóvenes es simplemente falsa”, dijo el coautor del estudio Lawrence C. Kleinman, profesor y vicepresidente de desarrollo académico y jefe de la División de Salud, Calidad e Implementación de la Población de Salud, Calidad e Implementación del Departamento de Pediatría en la Escuela de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson.

Si bien es más probable que los niños se enfermen gravemente si tienen otras afecciones crónicas, incluida la obesidad, es importante tener en cuenta que los que no presentan enfermedades crónicas también están en riesgo. Los padres deben seguir tomando el virus en serio”, agregó el experto.

Médicos y enfermeras celebran que un chico que desarrolló COVID-19 en forma grave logró recuperarse en el hospital de Najaf, Iraq . REUTERS/Alaa al-Marjani

El estudio siguió a 48 niños y adultos jóvenes, desde recién nacidos hasta 21 años, que ingresaron en unidades de cuidados intensivos pediátricos (UCIP) en los Estados Unidos y Canadá para COVID-19 en marzo y abril. Más del 80 por ciento tenía afecciones crónicas subyacentes, como supresión inmune, obesidad, diabetes, convulsiones o enfermedad pulmonar crónica. De ellos, el 40 por ciento dependía del soporte tecnológico debido a retrasos en el desarrollo o anomalías genéticas.

Más del 20 por ciento experimentó la falla de dos o más sistemas de órganos debido a COVID-19, y casi el 40 por ciento requirió un tubo de respiración y un ventilador. Al final del período de seguimiento, casi el 33 por ciento de los niños seguían hospitalizados debido a COVID-19, y tres seguían necesitando ventilación y uno con soporte vital. Dos de los niños ingresados durante el período de investigación de tres semanas, murieron.

Este estudio proporciona una comprensión básica de la carga de enfermedad temprana de COVID-19 en pacientes pediátricos. Los hallazgos confirman que esta enfermedad emergente ya estaba generalizada en marzo y que no es universalmente benigna entre los niños”, indicó Hariprem Rajasekhar, intensivista pediátrico coautor del estudio en el Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson.

Chicos reconocen a los médicos y personal santitario en Londres por sus esfuerzos en la lucha contra el coronavirus – REUTERS/Kevin Coombs

Los investigadores dijeron que estaban «alentados con cautela» por los resultados hospitalarios de los niños estudiados, citando la tasa de mortalidad del 4.2 por ciento para los pacientes de la UCIP en comparación con las tasas de mortalidad publicadas de hasta el 62 por ciento entre los adultos ingresados en la UCI, así como la menor incidencia de insuficiencia respiratoria .

Kleinman señaló que los médicos en el área metropolitana de Nueva York están viendo lo que parece ser un nuevo síndrome relacionado con COVID en niños. “Aunque nuestra recopilación de datos para este estudio ha finalizado, continuamos desarrollando colaboraciones con colegas en nuestra región y en todo el país para tratar de comprender estas complicaciones más graves”, dijo, citando problemas como por ejemplo la insuficiencia cardíaca y la enfermedad de Kawasaki, condición denominada síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico.

Más reportes de chicos en problemas en Europa: El Gobierno de Francia reportó más de 10 casos con inflamaciones cardíacas en relación con la alerta emitida en la víspera por el Reino Unido, que advirtió por una nueva enfermedad infantil que podría estar vinculada al coronavirus. Extraoficialmente, también se han presentado casos similares en países como Estados Unidos, España y Bélgica.

Esta semana los chicos volvieron a la escuela en Nantes, Francia – May 12, 2020.  REUTERS/Stephane Mahe

El ministro de Salud galo, Olivier Véran, indicó que el vínculo con la COVID-19 todavía no ha sido establecido, pero que están tomando los casos “muy seriamente”.

Se trata de niños o adolescentes que acuden al hospital con síntomas “digestivos, respiratorios o infecciosos”, además de “una afección cardíaca”, explicó a la AFP el doctor Damien Bonnet, jefe del servicio de cardiología pediátrica del hospital infantil Necker de París. En algunos de estos casos, los pacientes dieron positivo a la prueba diagnóstica de la COVID-19.

El conjunto de pediatras y médicos de cuidados intensivos (en Europa) trabajan juntos para determinar si es o no pertinente relacionar a la COVID-19” con este cuadro clínico, declaró Véran, y afirmó que se están tomando estos casos “muy en serio”. Su homólogo británico, Matt Hancock, había señalado: “Es algo que nos preocupa”.

En España, la Asociación de Pediatría remitió un comunicado interno a los profesionales para alertar de la aparición de este tipo de casos, si bien precisó que se describieron “muy pocos” en el país, y recordó que en la mayoría de ocasiones los niños sufren formas leves de la COVID-19.

(Infobae)

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*

ultimas de Sociedad

ir arriba