El tiempo - Tutiempo.net
publicidad.jpg

Contame un Cuento: “El disco de la abuela”

en Cultura y Espectáculos/General/Sociedad

En épocas de aislamiento, nos es enriquecedor escuchar historias. El escritor escobarense Juan Carlos Villalba nos hace el honor, entonces, de contarnos un cuento, inaugurando lo que esperamos sea una nutrida sección. Invitamos también, de esta forma, a que los escritores locales nos envíen un cuento de su autoría, en audio y texto, a nuevodigitaldeescobar@gmail.com, para compartirlo en nuestras páginas y redes sociales.

“-¿Qué dice la canción, abuela?- preguntaba yo.

-No sé, mi amor, no sé-.

-¿Entonces por qué llorás?

-Tampoco lo sé-, decía, y se quedaba mirando a lo lejos, mientras me acariciaba entre melancólica y feliz.

Esta escena se repetía casi todos los domingos, en casa de la abuela, cada vez que ponía a sonar su disco preferido. Aquella música y esa voz maravillosa que cantaba en un idioma por entonces extraño para mí, me sugería imágenes surrealistas. Una especie de pájaro inexplicable que cambiaba de formas y colores según el momento y el tono de la melodía.

Pero, ¿por qué lloraba la abuela? ¿Por qué muchas veces terminamos abrazados y lagrimeando? ¿Qué poder tenía aquella música para conmovernos de esa manera? Durante muchos años me lo pregunté.

Con el tiempo, convertido en adulto, amante de la música clásica, supe que aquel idioma era el francés, que aquella mujer de voz insuperable era María Calas, que el aria que cantaba pertenece a la ópera “Carmen”, de Georges Bizet, y que el tema aquel que curiosamente me sugería la figura de un pájaro fantástico, se titula “El amor es un pájaro travieso”.

Pero, ¿qué tenía aquella música?, me seguí preguntando.

En la actualidad, gracias a estudios neurocientíficos y a la psicología, sabemos cómo funcionan distintas áreas del cerebro ante la estimulación musical, se ha demostrado que favorece la integración social, que las pulsiones generadas activan esas zonas donde están las neuronas espejo, que actúan reflejando las acciones o las intenciones de otro, como si fueran propias, de tal forma que podemos sentir su tristeza, su dolor, su alegría…

Esto, esto que la ciencia tardó años en explicar, la abuela, tan frágil, tan dulce y cariñosa, me lo transmitió amorosamente casi en silencio, con su enternecedor e inolvidable abrazo.

Hoy, que tengo la respuesta científica a ese viejo interrogante, convertido hoy en un libre disfrutador de la música clásica, que conozco perfectamente el argumento de la ópera “Carmen”, que aquel idioma ya no me resulta desconocido y sé de memoria la letra del aria que tanto nos emocionaba, cada vez que pongo el viejo disco cierro los ojos y pretendo ignorar lo que dice, buscando volver a sentir aquel emocionado y cariñoso abrazo de la abuela. Y es entonces, cuando ese pájaro fabuloso vuela nuevamente sobre mí. Y por cierto, que lo vuelvo a sentir…”

 

El Disco de la Abuela. Autor: Juan Carlos Villalba.

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*

ultimas de Cultura y Espectáculos

ir arriba