El tiempo - Tutiempo.net
publicidad.jpg

A los 77 años, falleció Marcos Mundstock, figura de Les Luthiers

en Nacionales/Sociedad

Marcos Mundstock, figura clave del grupo humorístico y musical Les Luthiers, murió hoy a los 77 años luego de una larga enfermedad, informó el grupo a través de un comunicado.

«Después de más de un año de lidiar con un problema de salud que se tornó irreversible, Marcos, nuestro compañero y amigo, finalmente partió. De ahora en más, cada uno de nosotros deberá empezar a transitar el doloroso camino de aprender a convivir con su ausencia«, dice el texto entregado a la prensa.

publicidad.jpg

Y añade: «Pensar hoy en partidas o ausencias nos resulta demasiado triste. Hoy preferimos evocar todo lo que Marcos nos brindó y conservaremos con nosotros para siempre”.

Finalmente, destaca: «Nos quedará el recuerdo de su voz, única e inconfundible. Y de su presencia sobre el escenario, con su carpeta roja y frente al micrófono, que cautivaba al público antes de decir una sola palabra«.

Nacido el 25 de mayo de 1942 en Santa Fe en el seno de una familia de inmigrantes judío-polacos, los problemas de salud habían obligado a Mundstock a abandonar la actividad artística en marzo de 2019.

Figuras de la cultura y el espectáculo lamentan el fallecimiento de Marcos Mundstock

El escritor Eduardo Sacheri, los periodistas Jorge Rial y Luis Novaresio, el cineasta Juan José Campanella y el dibujante Rep son algunas de las figuras de la cultura y el espectáculo que lamentaron hoy el fallecimiento de Marcos Mundstock, miembro fundador y voz distintiva del grupo musical y humorístico Les Luthiers.

«No suelo hacer pública mi tristeza por la muerte de personas a las que he admirado. Pero vaya mi respeto, renovado cada día, por gente como Marcos Mundstock y Daniel Rabinovich. Es enorme la huella feliz que dejaron en mí«, fue el mensaje que publicó el escritor de «La pregunta de sus ojos» en Twitter, recordando al otro legendario comediante de la agrupación, fallecido en 2015.

El conductor de “Intrusos” coincidió en el sentimiento y expresó un escueto «Se fue un genio«, mientras que Novaresio despidió al humorista y locutor con la siguiente frase: «Hay alguien que aprieta mal los botones. ¡Adiós maestro!«.

Una de las reflexiones más articuladas le pertenece a Juan José Campanella, quien tuvo a Mundstock en su reciente filme «El cuento de las comadrejas«.

«Ustedes pensarán, como yo, que Marcos Mundstock es uno de los grandes artistas de nuestra historia. Quiero decirles que era mejor persona aún. Un ser de luz. Comparto con uds. su último saludo en un escenario, para que puedan acompañar el aplauso«, tuiteó el director ganador del Oscar, en un mensaje acompañado del video al que refería.

«Cuando uno se ríe, aunque sea un minuto, es feliz. ¿Y saben lo difícil que es hacer feliz a alguien, aunque sea por un minuto? Gracias, Marcos, por tantos minutos de felicidad. Hoy nos habrás hecho llorar, pero tu obra nos hará reír para siempre«, completó Campanella.

El dibujante y humorista gráfico Miguel Rep publicó un dibujo propio de Mundstock con la frase «Qué año merde«, mientras que la comediante Malena Guinzburg, hija del recordado Jorge Guinzburg, escribió: «Dicen que vamos a salir mejor después de esta pandemia. Lo que tengo para decir, por ahora, es que varios de los mejores se están muriendo«.

Otro de los primeros en expresar públicamente su tristeza fue el neurólogo y divulgador científico Facundo Manes, quien afirmó que Mundstock era «una de las mentes más brillantes de nuestro país» y le agradeció por el «enorme legado de pensamientos, palabras y humor«.

En el plano político, la cuenta del Ministerio de Cultura de la Nación que encabeza el cineasta Tristán Bauer publicó: “En estos tiempos difíciles las memorias de la risa, los recuerdos de la alegría compartida, nos generan un sentimiento de profundo agradecimiento”.

«Marcos Mundstock falleció hoy, pero Les Luthiers seguirán creando instrumentos fascinantes en el alma de la Argentina para siempre«.

Marcos Mundstock: la voz y los sutiles gestos que dotaron de su estilo a Les Luthiers

Con su gruesa voz de locutor y una solemnidad en el decir que provocaba risas al contrastar con lo desopilante de sus narraciones; y sutiles gestos que remarcaban como obvias algunas ridículas afirmaciones, Marcos Mundstock, el único integrante del grupo que no tenía una formación musical, dotó a Les Luthiers de una de las principales características que lo definió a nivel artístico.

Es que, el artista fallecido hoy a los 77 años, luego de una larga enfermedad que lo mantenía alejado de los escenarios, era una pieza clave en los espectáculos del grupo a partir de sus relatos introductorios y de algunas intervenciones vocales, además de haber sido el ideólogo de muchas de las historias que formaban parte de sus obras.

Por caso, fue creación de él junto a Gerardo Masana, el fundador del grupo, la figura de Johann Sebastian Mastropiero, el músico ficticio cuya vida y obra fue el centro de muchos de los más recordados espectáculos de Les Luthiers.

Acaso esos aportes creativos fundamentales y el rol protagónico que asumía como locutor en los espectáculos, posicionaron a Mundstock a la altura o, muchas veces, incluso por encima de sus compañeros, a pesar de ser el único miembro que no había estudiado música ni interpretaba ningún instrumento.

En tal sentido, alguna vez reconoció que esa era una de sus cuentas pendientes y que había intentado aprender piano, pero que contaba con una ansiedad que no le permitía avanzar en los ejercicios necesarios para dominar el instrumento.

Pero no fue casualidad el rol asumido en Les Luthiers por este hijo de inmigrantes judíos que llegaron al país desde Polonia, debido a que antes de incorporarse al grupo se desempeñaba como locutor y redactor publicitario.

Mundstock fue uno de los integrantes originales de Les Luthiers, creado en 1967 por Masana. Primero fueron un septeto, y en 1973, con la muerte de su fundador, continuaron como sexteto hasta la deserción, en 1986, de Ernesto Acher.

En la historia de la agrupación también fueron dejando su lugar otros miembros fundadores como Daniel Rabinovich (murió en agosto de 2015) y Carlos Núñez Cortés (decidió abandonar la formación a mediados de 2017 tras los festejos por medio siglo de actividad).

Ahora los únicos integrantes originales del conjunto son Carlos López Puccio y Jorge Maronna, que aún sostienen ese laureado símbolo de la comicidad junto a Horacio «Tato» Turano, Martín O’Connor, Tomás Mayer Wolf y Roberto Antier.

El artista nacido el 25 de mayo de 1942 en la ciudad de Santa Fe supo explotar su particular voz, lo que sumado a estudios de canto y a un buen manejo de la gestualidad, le dieron las herramientas para acaparar gran parte de la atención del público en el escenario.

La aparición en los textos que leía de situaciones desopilantes o expresiones con gruesos errores gramaticales causaba un particular impacto en su formal voz, que nunca perdía la compostura.

Del mismo modo, el gesto de querer explicar de manera equívoca un chiste o la irrupción de un movimiento corporal fuera de lo formal eran otros de los puntos fuertes del humorista. Esas mismas características hicieron que fuera convocado innumerables veces como locutor en publicidades, programas humorísticos o para que actuara en diversas películas.

«No sos vos, soy yo«, «Roma«, «Mi primera boda«, «Metegol«, «Torrente 3» o las más reciente «El cuento de las comadrejas» son algunas de las producciones para la pantalla grande en donde intervino.

En los últimos tiempos, Mundstock tuvo que ser reemplazado en algunas presentaciones del grupo, debido a los problemas de salud que enfrentaba y, tras un falso rumor sobre su muerte que circuló el lunes pasado, sus compañeros confirmaron hoy el triste desenlace.

«Después de más de un año de lidiar con un problema de salud que se tornó irreversible, Marcos, nuestro compañero y amigo, finalmente partió. De ahora en más, cada uno de nosotros deberá empezar a transitar el doloroso camino de aprender a convivir con su ausencia«, informaron a través de un comunicado de prensa. Y añadieron: «Pero no hoy. Pensar hoy en partidas o ausencias nos resulta demasiado triste. Hoy preferimos evocar todo lo que Marcos nos brindó y conservaremos con nosotros para siempre. Nos quedará el recuerdo de su voz, única e inconfundible. Y de su presencia sobre el escenario, con su carpeta roja y frente al micrófono, que cautivaba al público antes de decir una sola palabra«.

Acto seguido, sus compañeros afirmaron que les quedará como legado «su profesionalismo, su autoexigencia, su ética de trabajo y su respeto extremo por el público» y «el recuerdo de su compañerismo, tanto en lo profesional y lo personal, la inteligencia de sus comentarios y su respeto por las opiniones ajenas, aún en la disidencia«.

«Nos quedarán grabados los aprendizajes compartidos que hicimos a lo largo de tantos años. Los lugares del mundo que descubrimos juntos. La sorpresa que compartíamos cada vez que Les Luthiers dada un nuevo salto y llegaba más y más lejos. Nos quedará el recuerdo de sus chistes cotidianos, rápidos y asombrosamente ingeniosos, listos para brindarnos una chispa de alegría en todo momento, en las buenas y en las malas«, continúa el texto.

Y concluye: «Nos quedarán tantas cosas de Marcos, que aun en medio de la tristeza y el dolor que estamos viviendo, no podemos dejar de agradecer a la vida, y de sentirnos privilegiados de haber recorrido con él todo este tramo del camino«.

Al público le quedará la sonrisa al recordar su mirada pícara intentando explicar algún imposible giro idiomático aparecido en un solemne texto introductorio de alguna pieza musical creada por el maestro Mastropiero.

(Télam)

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*

ultimas de Nacionales

ir arriba