El tiempo - Tutiempo.net

No hubo quórum en la Legislatura Bonaerense para tratar la ley impositiva de Kicillof

en Política

Luego de ir a un cuarto intermedio y ante la imposibilidad de lograr un acuerdo entre los diferentes espacios políticos, esta tarde se cayó la sesión por la Ley Impositiva impulsada por Axel Kicillof, flamante gobernador de la provincia de Buenos Aires.

El paquete económico, que establecía aumentos en el impuesto inmobiliario rural y urbano de hasta 75%, no obtuvo quórum del bloque de Cambiemos, por lo que no prosperó. La oposición buscaba aplicar modificaciones a la iniciativa para «aliviar el bolsillo» de los contribuyentes de la provincia, y esto fue rechazado por el oficialismo, aunque el jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, criticó que la oposición no tuvo «voluntad de discutir«: «Las características del proyecto buscan actualizaciones por la inflación generada por el anterior Gobierno. Necesitamos ingresos para hacer frente a las emergencias«, argumentó en declaraciones al canal TN.

publicidad.jpg

Oficialismo y oposición no llegaron a un acuerdo en torno a las modificaciones que propusieron intendentes de Juntos por el Cambio, además de intensas negociaciones y diálogos que se desde el día jueves se llevaron a cabo en la Legislatura de La Plata. De esta forma, la reforma impositiva no se tratará en el recinto hasta el 2020, ya que el lunes 30 fue declarado asueto por el gobernador.

Al mediodía se solicitó un nuevo cuarto intermedio hasta las 15 horas, ya que todas las negociaciones se habían trabado. Luego de eso, los senadores del oficialismo bajaron al recinto, pero como ese bloque tiene sólo 20 de las 46 bancas, necesitaba la presencia de los legisladores de Juntos por el Cambio para lograr quórum. Como esto no ocurrió, pasados los 30 minutos de espera reglamentarios, la Legislatura debió levantar definitivamente esta sesión extraordinaria. Así, el tratamiento del paquete de aumentos impositivos que impulsa Kicillof pasa a 2020. Resta definir si el gobernador convocará nuevamente a sesiones extraordinarias durante el verano o si volverá a discutirse cuando arranque el período legislativo del año próximo, en marzo.

Para los contribuyentes, este revés legislativo para el Frente de Todos significa que, por ahora, no sufrirán aumentos en el Inmobiliario y demás impuestos bonaerenses.

Más temprano, el gobernador Kicillof afirmó que no se le están dando «los instrumentos mínimos» para ocuparse de la emergencia provincial y advirtió que los legisladores «van a tener que explicarle eso a las bonaerenses«.

«Estamos en un proceso de discusión medio difuso, la ex gobernadora (María Eugenia Vidal), como es de público conocimiento, se fue de viaje, y su ex jefe de Gabinete tampoco está en la provincia, y se está tratando de definir cómo funcionará la oposición«, manifestó.

Andrés De Leo, senador Juntos por el Cambio, aseguró que lo que truncó las negociaciones fue que «no hubo gestos» en materia de bajar ese tope del 75% en el impuesto inmobiliario, tanto rural como urbano. «Para nosotros estaba excedido, afectaba a los sectores altos y medios«, explicó.

«Ante la postura irreductible de mantener topes en el 75% se hizo complejo avanzar. Ellos utilizan el argumento de que defendemos a los más ricos, pero durante mucho tiempo decían que todo tenía que ajustarse a salario, y ahora están hablando de subir todo arriba de la inflación, y eso es impuestazo«, continuó. De Leo, de la Coalición Cívica, expresó que en la oposición tuvieron la voluntad para que puedan contar con herramienta adecuada, pero el oficialismo, al no aceptar cambios, frustró ese gesto.

Según el senador Juan Pablo Allan, de Juntos por el Cambio, era necesario bajar el tope del Inmobiliario al 55%. “Hoy como está prevista la ley enviada por el Ejecutivo, el 60 o 70 por ciento de las propiedades va a tener un aumento del 50%”, dijo.

Por otra parte la oposición advirtió que, según el proyecto original, la fabricación de medicamentos tendría aumentos en Ingresos Brutos de 1,5 al 3,5%, lo que provocaría encarecimiento de los remedios ya que la carga impositiva se trasladaría a los precios.

De acuerdo con esas consideraciones, no compartidas por el Frente de Todos, la presión tributaria recaerá sobre los sectores medios y altos. No obstante, desde la Gobernación explicaron que sólo un segmento de contribuyentes pagará incrementos por encima del 54% estimado como indicador inflacionario 2019.

El punto de controversia es cuál resultaría un valor patrimonial clasificado como gran contribuyente. Del repaso del proyecto surgía que el incremento del 35% alcanzaba a aquellos inmuebles cuya valuación fiscal es superior a 33.000 pesos y hasta 66.000 pesos, inclusive. El 50% para las viviendas valuadas en 66.000 pesos y hasta 84.000 pesos. Es decir, en las proximidades de los 10 mil dólares. Hay una ancha franja de partidas en estos valores. Aquí aparece la primera falta de sintonía fina: el valor fiscal está disociado de la tasación de mercado, ya que la última actualización fue en el período 2016-2017 y haría falta otra, pero Kicillof intenta el camino intermedio. En esta oportunidad, previó la suba mayor a las partidas con techo en 630.000 pesos y 90% para quienes se excedan de ese monto. No está cuantificado, en volumen, cuánto representan para el total del tributo.

Si bien para la aprobación de la norma se necesita mayoría simple, requiere dos tercios para ser tratada en el recinto. En el Senado, el Frente de Todos no del número de bancas para ninguno de los dos casos. En Diputados el peronismo tiene mayoría. Si logra su aprobación en el Senado, sancionarlo en Diputados será un trámite simple.

 

Las claves del proyecto frenado

Los tributos provinciales aumentan 54% promedio, se liberan algunas alícuotas de actividades gravadas por Ingresos Brutos, en el Inmobiliario Urbano la segmentación prevé entre 15% y 75% de ajuste, y las grandes unidades productivas del campo deberán pagar hasta 75% más por el Rural.

Con la caída del Pacto Fiscal, firmado en su momento por Mauricio Macri y las provincias (a excepción de San Luis), Buenos Aires puede disponer nuevos retoques a Ingresos Brutos. Representa el 70% de los recursos propios del Estado. En 2019 se recaudaron, hasta noviembre, 27.422 millones de pesos. Sellos, otro de los tributos ajustables, quedó en segundo lugar con 3.007 millones.

Otro de los focos está en el Inmobiliario Urbano, y también en el Rural. Entre los dos apenas superan los 2.900 millones de pesos, pero es un tributo muy extendido. Llegan a casi 8 millones de partidas. De ellas, 7,5 millones son del Urbano y del Baldío.

En el Urbano está previsto un piso con una cuota fija que va desde los $207 y una alícuota sobre el excedente del límite mínimo de 0,028% en las unidades que tienen una valuación fiscal de hasta 179.851 pesos. Así como un techo de 118.646 pesos y una alícuota de 1,725% para las unidades que cotizan más de 10 millones de pesos. En el texto del proyecto están determinados los revalúos, tanto en propiedades urbanas como rurales, de hasta 75% para las de mayor valor. Y en el Inmobiliario baldío podrá llegar al 90%.

Algunas de las prevenciones de la oposición residen en que, por ejemplo, un aumento del 75% en propiedades valuadas por encima de 680.877 pesos tendría, aseguran, un impacto negativo directo sobre los sectores medios. «No se trata de millonarios”, cuestionan. Desde el Gobierno insisten en la progresividad. “Los más chicos tendrán sólo un incremento del 15%”, responden.

Fuente: zonanortediario.com.ar

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*

ultimas de Política

ir arriba