El tiempo - Tutiempo.net

¿Actuamos, o permanecemos detrás de las luces?

en Opinión

En una reunión de amigos, el tema era la oración. Un hombre, con su testimonio, dijo: «Me gusta rezar mientras conduzco». Su esposa, que se encontraba en la sala dijo en voz baja: «Yo también rezo cuando él conduce».


Nuestra ilustración humorística nos deja con una reflexión: debemos orar cuando estamos participando activamente en una obra para el Señor y también cuando no lo estamos, de manera que quienes trabajan puedan ser bendecidos en su misión. La obra de Dios es para todos los que están al frente y los que están ocultos.

Recuerdo que una vez leí sobre un gran  evangelista  argentino. Le preguntaron el secreto de su éxito y cómo podía llenar los estadios para escucharlo. Simplemente mostró a un grupo de hermanos orando debajo del escenario. «Ellos son la causa de mi éxito. Toda la gloria es de Dios», respondió. El mayor secreto de una vida  espiritual  victoriosa es la oración. Cuando hablamos con el Señor, Él nos habla. Y durante esta bendita conversación, caminamos sin miedo y  la posibilidad de errores es mucho menor… ¿Siempre oras?

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un saludo, y mi deseo de que Dios te bendiga, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha prosperidad.

Claudio Valerio
© Valeriu

publicidad.jpg

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*

ultimas de Opinión

ir arriba