El tiempo - Tutiempo.net

¿Vacunas vs antivacunas?

en Opinión

Por el Doctor Héctor Mario Denner, Médico y Rotario. Ayer, mientras repasaba los titulares de un matutino de Argentina, un artículo llamó poderosamente mi atención pues su título era: “Preocupante avance del sarampión en el mundo” y explicaba que durante los primeros siete meses de 2019 la casuística de esa enfermedad se había triplicado respecto al año anterior, llegando a reportarse estimativamente 365.000 en estos meses citados.

El matutino explicaba que esto es solamente la punta del iceberg (sic) pues gran parte de los casos no se reportan ni se denuncian por lo que podemos inferir que el número es significativamente mayor.

Lo que más me alertó fue leer que la razón, y no descubro nada nuevo, es el bajo índice de cobertura por “NO VACUNAR” y que los movimientos “ANTI VACUNAS” tienen una altísima incidencia y relevancia perversa en este tópico.

Supuse que el artículo provenía de buena fuente, no obstante me preocupé en buscar información de los organismos oficiales, léase OMS, UNICEF, OPS, etc., a fin de corroborar la certeza de lo leído e indudablemente la situación es tal cual el matutino lo relata.

¿Vacunas vs. Anti Vacunas?

La historia nos dice que Jenner y Pasteur no estuvieron exentos de críticas y agravios, más allá que en aquella época no existía el internet ni las redes sociales. Las cosas se han agravado en estos tiempos supuestamente modernos y la pregunta que cabe aquí es: ¿Qué es lo que lleva a estos padres a poner innecesariamente en riesgo la vida de sus hijos? Obviamente estos padres/movimientos anti vacunas (suspicazmente jamás se autodenominan de esa forma sino que adoptan nombres fantasiosos tales como “Mentes Seguras”, “Madres contra el Mercurio” y otros verdaderamente llamativos), leen y están informados, el asunto lamentable es que “están pésimamente informados” y ponen en situación de riesgo extremo no sólo sus propios hijos sino que a la comunidad en general.

Hacen exacerbación del pánico en nombre de las cosas naturales en contra de lo químico, algunos más fundamentalistas elaboran teorías conspirativas sobre la mercantilización de la industria farmacéutica, etc.

De todos modos, en respuesta a estas situaciones, algunos países han adoptado medidas tales como excluir de los beneficios sociales o no escolarizar los niños no vacunados como un mecanismo de control de estas desviaciones. Reprimir no es lo correcto, pero en más de una ocasión es necesario para corregir el rumbo.

La conclusión, simple por cierto, nos muestra que las vacunas han resistido al paso del tiempo, han salvado de la muerte y la incapacidad a millones y millones de personas; no obstante lo sucedido este año nos ilustra claramente lo fácil que es perder las conquistas logradas.

¿Y por qué les cuento todo esto?

Porque este panorama crea, sin dudas, un riquísimo contexto para el debate sobre el futuro de la vacunación mundial.

Porque Rotary y los rotarios somos parte de este proceso y los progresos hacia la erradicación de la polio se deben en gran medida a nuestro accionar, y para finalizar con éxito nuestra labor deberemos hacer frente a grandes desafíos. El próximo decenio será, probablemente, aún más incierto e inestable y deberemos mejorar y optimizar nuestro accionar. Ello podría implicar hacer las cosas de otra manera y comenzar a trabajar sobre la equidad y la integración como un medio para garantizar que todos tengan y disfruten de los beneficios de ser vacunados.

De manera general las vacunas salvan estimativamente entre 2.5 y 3 millones de vidas por año y en esta epopeya están embarcados los países del mundo, los líderes políticos, la ciencia, la sociedad civil y obviamente la filantropía.

Allí en ese punto estamos los rotarios, listos para terminar nuestra obra y enfrentar grandes retos que ayuden, PolioPlus es un ejemplo, a un mundo más saludable, seguro y próspero.

La complacencia podría ser nuestro máximo enemigo.

Compartila en las redes
Tags:

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*

ultimas de Opinión

ir arriba