El tiempo - Tutiempo.net

¿Por qué una consulta popular vinculante para conquistar el aborto legal?

en Opinión

Por Romina Del Plá. Diputada nacional por el Partido Obrero en el Frente de Izquierda. Cuarta firmante del Proyecto de Ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal.

“El entusiasmo y la fuerza de lucha que anida en la juventud y en las y los trabajadores que se movilizan por el aborto legal, como volvió a expresarse el 8 de marzo, en la nueva presentación del proyecto de ley y en cada oportunidad que se convoca, contrasta con un parlamento que no está dispuesto a avanzar en este reclamo.

Ninguno de los partidos mayoritarios quiere abrazar esta lucha, independientemente de que algunos de sus diputados/as digan apoyarla. No estamos ante un problema de voluntades individuales, sino de decisión política de los distintos partidos. Para votar las más de 100 leyes del ajuste o el Presupuesto del FMI, hemos visto la facilidad con la que se impuso «la disciplina partidaria«. La «libertad de conciencia» es la excusa para preservar sus alianzas con la iglesia católica y evangelista. La única excepción es el Frente de Izquierda, que defiende el derecho al aborto legal como parte de su programa.

Nuestra propuesta de una consulta popular vinculante debe leerse en función de este escenario: si el parlamento le va a seguir dando la espalda a nuestra lucha, debemos valernos de todos los instrumentos que tenemos a disposición para superarlo. La consulta popular vinculante es un recurso contemplado por la Constitución, que habilita someter al voto popular un proyecto de ley, que de obtener una mayoría de votos favorables, debe ser promulgado en un plazo perentorio por el Poder Ejecutivo Nacional. Previamente debe ser aprobado en la cámara de diputados, para lo cual debemos reproducir la conquista de la media sanción que logramos en el histórico 13J. Incluso, presionar sobre aquellos que se refugiaron en la excusa de que el debate «no estaba maduro en la sociedad«.

publicidad.jpg

La consulta popular es una herramienta para conquistar el aborto legal con la lucha. Ante un régimen que pisotea nuestros derechos, planteamos que debe imponerse la voluntad popular. Esta iniciativa nos da recursos para salir a enfrentar la reacción oscurantista y clerical que crece en cada rincón del país, para ir a disputar el voto persona por persona en los barrios donde las iglesias crecen como hongos, en los lugares de trabajo y en los lugares de estudio.

Debemos seguir derribando prejuicios y conquistando voluntades a favor de este derecho para las mujeres.

La marea verde mostró que tiene esa fuerza. Numerosas compañeras de las barriadas más humildes salieron a refutar a los «curas villeros» que responden al Papa Francisco y vinieron a decirnos que el aborto era el equivalente a la desaparición forzada de personas, colocando un signo igual entre una mujer que necesita interrumpir su embarazo, por los motivos que fuere, con Videla. ¡Es la misma Iglesia que echó agua bendita sobre la dictadura genocida! Con la consulta, que por ley obliga a un debate televisivo y una campaña paritaria en regla para quienes defienden ambas posiciones, tenemos la oportunidad para salir a combatir en una intensa movilización social y política la ideología que buscan imponer los celestes, que reposa sobre la regimentación y la imposición de una moral fascista sobre las mayorías oprimidas.

No tenemos más que ganar en una experiencia de este tipo, porque lo peor es dejar morir esta militancia en favor de las mujeres, llevarla a la frustración sin hacer nuestros mayores esfuerzos. Antes de febrero de 2018, nadie imaginaba la potencia que iba a cobrar esta lucha. Hoy tenemos la fuerza de la marea verde para mostrar que somos una mayoría social, y valernos de ella, para superar al parlamento de los dinosaurios.

Las mujeres que trabajan en negro, las que están desocupadas, las que no tiene acceso a educación sexual laica y científica, las que tienen más hijos de los que pueden sostener: no pueden esperar. Las mujeres que pierden su vida, las niñas forzadas a ser madres: no pueden esperar. De nosotras depende.

Si no hay voluntad de tratar de modo urgente el proyecto de ley de la Campaña Nacional, avancemos ya mismo en una consulta popular vinculante.”

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*

ultimas de Opinión

ir arriba