El tiempo - Tutiempo.net
publicidad.jpg

Enfermedades del invierno: cómo prevenirlas y evitar contagios

en Vida saludable

Con la llegada de la época invernal, se intensifican las consultas por enfermedades respiratorias, frecuentemente resfríos, gripes, bronquitis, faringitis y neumonías. En esta época del año la población más vulnerable son los niños menores de 5 años y los adultos mayores. Es importante conocer qué implican estas enfermedades, cómo prevenirlas y cómo evitar contagios, para pasar el invierno.

Entre las más comunes se encuentra el resfrío: su duración es de 3 a 5 días y provoca síntomas como congestión o secreción nasal, tos, estornudos, dolor de garganta, fiebre baja y dolores de cabeza. Luego pasamos a la gripe, cuya duración es entre 5 a 10 días y los síntomas que pueden presentarse son similares al resfrío pero más intensos, apareciendo dolor muscular y fatiga.

publicidad.jpg

En la garganta se puede manifestar una faringitis, que se caracteriza por el intenso dolor de garganta además de fiebre, dolor de cabeza, muscular e inflamación de los ganglios del cuello.

Bajando por las vías respiratorias llegamos a los bronquios, donde puede aparecer una bronquitis, que puede ser aguda o bien una bronquitis crónica, que se agudiza en esta época. Se presenta con tos persistente con expectoración, fiebre, cansancio, decaimiento, dificultad para respirar y dolor en las costillas.

Y una de las más peligrosas, la Neumonía, que es la principal causa de internación en esta época del año. Presenta fiebre alta, dolor de espalda, tos con expectoración y malestar general con presencia de dolores musculares.

La mayoría de estas patologías son causadas por virus y otras por bacterias, pero es importante la consulta ya que estas últimas requieren tratamiento antibiótico.

Las patologías respiratorias son de fácil contagio entre las personas. Para evitar la propagación de gérmenes y evitar contagios se recomienda ventilar el hogar al menos veinte minutos durante el día, cubrirse la boca con el antebrazo al toser o estornudar, lavarse frecuentemente las manos y evitar cambios bruscos de temperatura.

También puede ayudar vacunarse contra la influenza y el neumococo, ya que es la medida de prevención más eficaz en personas vulnerables. Además se recomienda evitar el contacto directo con personas contagiadas, consumir alimentos con alto porcentaje de vitamina C (kiwi- cítricos- brócoli -espinaca- tomate -repollo, etc.), y utilizar pañuelos descartables.

Si no es absolutamente necesario, también se recomienda evitar las guardias médicas, ya que en esta época del año, las salas de guardia suelen estar repletas y saturadas, convirtiéndose en un espacio propicio para el contagio de las patologías invernales.

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*

ultimas de Vida saludable

ir arriba