A los 63 años, falleció el albañil que saltó a la fama por ser secuestrado en 2007, épocas en que era testigo de un caso donde se acusaba a Luis Patti. En el caso se involucró el por entonces presidente Néstor Kirchner.

Ya alejado desde hace un tiempo de tierras escobarenses, falleció este fin de semana Luis Gerez, el militante que fue noticia hace más de una década cuando fue secuestrado, un caso que pocas definiciones, muchas opiniones pero que no se olvida. Menos por estos pagos.

publicidad.jpg

Gerez, de profesión albañil, desapareció por días en diciembre de 2006 y su caso llegó incluso hasta el presidente Néstor Kirchner, quien se ocupó personalmente de los pormenores. Actualmente vivía en Moreno y lo aquejaba un cáncer de próstata.

Terminaba el año 2006. El reclamo por el esclarecimiento de la desaparición del testigo en juicios por crímenes de lesa humanidad Jorge Julio López estaba tomando cada vez mayor amplitud. El 17 y 18 de noviembre varias agrupaciones se habían concentrado en el Obelisco, al cumplirse dos meses de la desaparición, en una jornada de protesta.

Y el 7 de diciembre, la 26ª edición de la Marcha de la Resistencia de las Madres de Plaza de Mayo y demás organismos de Derechos Humanos estuvo consagrada a reclamar la aparición de Julio López. La expresión «desaparecido en democracia» no podía menos que empañar el relato oficial sobre el pasado. Fue entonces cuando irrumpió la noticia de otra desaparición de similares características.

Su desaparición abrió un abanico de teorías, pero todo quedó en la nada. “Lo primero que imaginé, ya que fueron muy rápidos, hay gente que es profesional en esto. Esto fue mano de obra calificada. Más otros elementos: liberación de zona, hechos anteriores, amenazas. Uno dijo ´limpialo´, y se me vino el mundo abajo”.

Luego de eso, dijo que intentó olvidar el episodio: “Empecé a ver la famosa marcha que hubo en Escobar, algún día me atreveré a más, lo importante es que pude regresar, la familia me aceptó como era, mis amigos no cambiaron”, expresó en diálogo con el periodista Gustavo García, último en dialogar en on antes de su muerte.

Gerez, en su testimonio, dijo que a los 17 años cayó preso y reconoció, con los ojos vendados, la voz de Patti mientras lo torturaban en la comisaría, atado a una cama.

El albañil contó que en tres oportunidades le fueron cortadas las cuatro cubiertas de su auto, que además fue interceptado por un desconocido que le dio datos precisos de sus movimientos y los de su familia. También aseguró que otro desconocido le mostró un arma de fuego desde un vehículo mientras conducía a la altura del kilómetro 42 de la Panamericana.

Compartila en las redes
Tags:

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*