«Estoy cansado de escuchar, en casa,  que  soy  un  completo fracaso. Todos  dicen  que  insisto en mis propósitos  de victoria y soy  un  perdedor  profesional».  El  sacerdote,  un hombre viejo y sabio, dijo al hermano de  semblante  caído: «Los ganadores nunca desisten y el que desiste nunca gana».

¿Cómo podemos aceptar la promesa de la Palabra de Dios que nos asegura que «somos más que vencedores»  si desistimos ante el primer fracaso,  o el segundo,  o el séptimo? 

Si recordamos la respuesta de Jesús sobre el  perdón  «setenta veces siete»,  seguiríamos  el mismo ejemplo en nuestros intentos de buscar  nuestros  sueños.  ¡Parar, sólo cuando alcanzamos nuestra bendición! Si el Señor nos ha orientado, nunca habrá motivo para desistir.

publicidad.jpg

¿Usted todavía piensa en desistir?

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un abrazo, y mi deseo que Dios te bendiga, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti bendiciones de Salud, Paz, Amor, y mucha Prosperidad.

Claudio Valerio

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*