El tiempo - Tutiempo.net

¿Todo es corrupción?

en Opinión

Estos días la Iglesia Católica aparece mucho en las noticias. Sin embargo, los medios no se enfocan tanto en lo bueno que hace la Iglesia. No cuentan del trabajo de las Misioneras de Caridad con los marginados ni del entusiasmo de muchos jóvenes abocados a hacer caridad.

Más bien los medios de comunicación concentran en los escándalos causados por los sacerdotes. Por más de medio año ha habido muchas palabras dichas sobre el abuso sexual de niños. En febrero el informe del papa Francisco sobre los sacerdotes violando a religiosas apareció en la primera plana.

Sin duda estos escándalos molestan a los fieles. Algunos están convencidos de la corrupción incorregible de la Iglesia. Piensan que la mayoría de los sacerdotes son tan grandes hipócritas que no valga la pena asistir en la misa. Otras personas se hacen defensivas de la Iglesia. Quieren descartar los reportajes como tramas de los medios muy liberales. 

publicidad.jpg

Creen que los medios desean desacreditar la Iglesia para defender sus causas preferidas como el aborto y el matrimonio gay. Hay otros –posiblemente la mayoría de la gente– que no saben qué creer.

Se ha establecido que los sacerdotes no cometen crímenes sexuales con
más frecuencia que otros hombres. En otras palabras nosotros sacerdotes no somos ni mejores ni peores que la población general. Pero esto no debe ser un alivio para la Iglesia sino una vergüenza.

Nosotros sacerdotes deberíamos distinguirnos como hombres justos por
todas las ventajas que hemos tenido. Mucho más que otras personas tenemos la oportunidad de conocer a Cristo, de contar a otras personas de él, y de rezar a él para la ayuda. Una vez un hombre de negocio, un bautista en Texas, se me acercó. Me dijo que yo era uno de los hombres más afortunados en el mundo. Yo quedaba preguntándome qué quería decir este hombre. Entonces se me explicó. Yo era bendecido –dijo– porque tenía por mi trabajo estudiar las Escrituras. Tenía razón. Además nuestro vestido, nuestro lugar de trabajo, y las expectativas de la gente nos apoyan vivir la virtud.

El problema no es la soledad. No es que los sacerdotes que hayan violado a niños o mujeres lo hagan porque no se casan. Sí a veces nosotros sacerdotes nos sentimos como deseosos de tener esposa y familia. Pero la verdad es que la soledad es experiencia global. Los solteros, los viudos, aún los matrimonios también sienten solos. La persona humana es creada para compartir con otras personas y eventualmente con Dios. Más tarde o más temprano todos vamos a experimentar la falta de gente que nos entienda.

Más a fondo que la soledad queda el poder corrompido como la raíz del
problema. Se les da a los sacerdotes mucho poder para llevar a cabo su
ministerio. La gente los admira.  Les busca para consejo. Quiere su servicio para varios asuntos ambos culturales y espirituales. Porque pueden hacer todas estas cosas, se puede decir que los sacerdotes llevan el poder sobre la gente. Cuando los sacerdotes piensan que tienen el privilegio de aprovecharse de este poder para su propio bien, se corrompe el poder. Esto es lo que pasa con el abuso sexual.

De ninguna manera son los sacerdotes los únicos que se aprovechen de su poder injustamente. Vemos la corrupción del poder en los jefes acosando a sus trabajadoras.  También se lo puede ver en los padres que golpeen a sus hijos despiadadamente. Un sabio un vez dijo: “El poder tiende a corromper, y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Ya estamos para comenzar la Cuaresma. Tenemos que considerar de qué
vamos a arrepentirnos durante los cuarenta días. Nosotros sacerdotes querremos preguntar si hemos abusado el poder de una manera u otra. Tal vez ustedes laicos quieran considerar si han estudiado la Palabra de Dios o han ayudado al prójimo. Y todos querremos preguntarnos si hemos imitado al Señor Jesús.

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un saludo, y mi deseo de que Dios te bendiga, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha prosperidad.

Claudio Valerio

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*

ultimas de Opinión

ir arriba