La justicia porteña ordenó rematar el auto que, por correr picadas, le secuestraron a un conductor, quien además cumplió una probation de tareas comunitarias para la prevención de accidentes de tránsito y difundió en su cuenta de Instagram una campaña de seguridad vial, publicó hoy el portal iJudicial.

El fallo fue dictado por el Juzgado 10 en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la ciudad de Buenos Aires, a cargo de Pablo Casas, en una causa por «conducción riesgosa«.
Casas le impuso al conductor «la realización de 70 horas de tareas comunitarias en una institución de bien público dedicada específicamente a la prevención de accidentes de tránsito«, señala el informe.
El magistrado también le ordenó al infractor «difundir una vez al mes durante un año en su cuenta de la red social Instagram, una campaña de seguridad vial en imagen o video, que le fue proporcionada a través de su correo electrónico«.
Además el juez dispuso que, «una vez acreditado el fehaciente cumplimiento de lo dispuesto«, el vehículo de la marca Fiat involucrado en el caso quede a cargo de la Oficina de Control de Suspensión del Proceso a Prueba del Ministerio Público Fiscal, para su posterior «remate a beneficio de alguna institución«.
El imputado, indica el informe, «se abstuvo de conducir por el término de un año«, en el que sólo pudo guiar una camioneta para el «cumplimiento de sus tareas laborales«, y realizó el curso de reeducación vial que dicta la Subsecretaría de Movilidad Sustentable y Segura del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño.

publicidad.jpg

(Télam)

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*