¡Feliz Navidad para todos!

en Opinión

Todos los años oímos la misma cosa: ¿es la Navidad una fiesta pagana o una fiesta cristiana? ¿Fue realmente en el día 25 de diciembre qué Jesús nació? ¿Debemos conmemorar el nacimiento o solo la muerte de Cristo?… Opiniones acaloradas y apasionadas existen de ambos los lados.

¿Por qué no debo conmemorar Su nacimiento? Conmemoro mío, el de mis amigos, de mis hijos y nietos, ¿por qué ignorar el más importante de todos los nacimientos? Pienso que debemos conmemorar el hecho de Jesús tenerse vaciado de Su poder y gloria y dejado las moradas celestiales por mí y todos nosotros.

Cuando Jesús nació, los ángeles cantaron en los cielos, los pastores se regocijaron en los campos, los astros celestes brillaron con más intensidad, el mundo fue completamente transformado y una nueva historia empezó a ser contada. ¡Eso es porque Él nació! Si los paganos reverencian la Navidad del modo de ellos, ¡no pueden impedirme de conmemorar la Navidad verdadera, santa y colorida de bolas alegres de victoria!

¡Conmemoro la Navidad! No creo que el nacimiento de mi Salvador haya sido en el día 25 de diciembre, pero, estoy cierto, ¡Él nació! Nació por amarme y para yo amarlo… Sé que cuando Jesús nació en mi corazón, las luces de la felicidad encendieron en mi vida, vivas y coloridas… Y
para siempre.

El Dios de la Navidad se vació a Sí mismo. Dejó Su gloria y vino a éste mundo para habitar entre nosotros. Él se identificó con nuestra situación y necesidades. Él nos hace saber que el bebé que un día habitó en un establo de Belém, habita ahora en nuestros corazones.

¡Glorias a la Navidad de Cristo, glorias al Cristo de la Navidad!


Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un saludo, y mi deseo que Dios te Bendiga y prospere en todo; y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha prosperidad.

Claudio Valerio

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*

ultimas de Opinión

Detente un momento

Nuestros pueblos y ciudades ofrecen hoy un clima poco propicio a quien

La cuesta de la vida

Federico García Hamilton Si un día el camino, que venía liviano/Se te
ir arriba