La imagen de la de cinco pesos es el “arrayán”, como una de las especies más representativas del país, y forma parte de la serie denominada “Árboles de la República Argentina”.


 

La nueva moneda de un peso ya se puede ver en la calle desde hace unos meses, con la figura del jacarandá. Ambas forman parte de la nueva familia de monedas: “Árboles de la República Argentina” y coexistirán con las actuales monedas en circulación de un peso y los billetes de cinco. La moneda de cinco pesos es plateada, mide 23 milímetros y pesa 7,3 gramos. Su espesor es de 2,2 milímetros y su canto es liso.

El arrayán es un árbol que crece en los bosques sub antárticos, en las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut, cerca de los ríos y a orillas de los lagos. Para verlo en su hábitat natural, se puede visitar el Parque Nacional Los Arrayanes, al sur de la provincia de Neuquén, que cuenta con el bosque de mayor densidad de arrayanes del país.

La moneda de cinco pesos ya está en los bancos, quienes comenzarán a entregarlas en sus habituales operaciones. También el Banco Central entregó las monedas a distintas grandes empresas y cámaras empresarias.

La nueva familia de monedas está compuesta por cuatro denominaciones que se completará, durante 2018, con las de dos y diez pesos. Tendrán la figura del palo borracho y el caldén, respectivamente. Las cuatro piezas forman un cono monetario cuya base es la moneda de diez pesos, con un diámetro de 24,5 milímetros, hasta la moneda de uno, la de menor tamaño, con 20 milímetros. Además del tamaño y el diseño, cada moneda posee una tonalidad particular que la distingue.

 

 

 

Fuente: iprofesional.com

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*