publicidad.jpg

Puentes para el retraso

en Opinión

Un pastor, en vacaciones en una montaña, cierto día se quedó apreciando una hormiga que, con mucha dificultad, cargaba una  enorme paja en la espalda. Al mismo tiempo que observaba, pensó: “¡Qué hormiga ridícula! ¡Qué esfuerzo inútil! Podría haber escogido una carga bien menor”. 


 

Vio, de repente, que la hormiga tendría de atravesar una falla en el terreno, mayor que su tamaño. Sorprendido vio cuando la hormiga echó la paja en el suelo y la empujó para la hendidura, transformándola en un puente. Atravesó por encima de la paja y, del otro lado, la empujó, la colocó en la espalda y siguió adelante. El pastor, avergonzado, concluyó: “El ridículo soy yo, que lamento mi retraso y no lo uso para construir puentes de victoria.”

¿Por qué estamos siempre lamentando por las luchas de nuestra vida, sin mismo reflexionar si son oportunidades ofrecidas por Dios para que construyamos puentes que nos llevarán a los sueños anhelados? “Todas las cosas ayudan”. ¿Y las luchas no son, también, parte del “todas las cosas”?
¿Y los fracasos no están insertos en las del día a día? ¿Y las decepciones no nos ayudan a meditar en las actitudes tomadas? ¿El parar un tiempo para recobrar fuerzas no sería una estrategia de Dios para nuestro éxito? … Si el fardo que llevamos es grande, de la misma manera podría ser usado para facilitar nuestras conquistas.

La hormiga seguía con su fardo y probablemente cantaba, imaginando que en cualquier momento él sería usado para ayudarla en la caminata… ¡Hagamos el mismo! ¡Seamos agradecidos por tener fuerzas para llevar nuestra fardería!… Por nuestra fe, alcanzaremos todos nuestros objetivos de vida.

 

 

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un saludo, y mi deseo de que Dios te bendiga, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha prosperidad.

Claudio Valerio

 

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*

ultimas de Opinión

Los pobres

“Cuando Servimos a los pobres, no solamente estamos cumpliendo la voluntad de
ir arriba