Los pobres

en Opinión

“Cuando Servimos a los pobres, no solamente estamos cumpliendo la voluntad de Dios, estamos abriendo nuestras vidas para bendiciones increíbles”.

Estaba leyendo algunos artículos en la net, hoy, y me detuve en la cita de arriba. Empecé a reflexionar sobre nuestras vidas y nuestro testimonio cristiano. ¿Estamos, verdaderamente, importándonos con los pobres? ¿Hemos estado preocupados con sus vidas con Dios? ¿O simplemente nos acomodamos en el confort de nuestra salvación?

Cuando leí el texto, no pensé en personas que tienen mucho o poco dinero. No creo que sea ése el objetivo del escritor. Conozco muchos pobres financieramente que son mucho más felices que muchos ricos que tienen grandes patrimonios.

¡Pensé en los ricos y pobres en Dios! Eso nada tiene que ver con el dinero. ¿Cuál es nuestro saldo en el banco de los Cielos? ¿Es grande o nada tenemos depositado allá? Y se tenemos mucho, ¿lo que hemos hecho por los que tienen poco o nada? ¿Como podemos dormir tranquilos si sabemos que hay multitudes caminando para el abismo de la perdición? ¿Como nos podemos conformar con lo mucho que ya tenemos y dejar que otros continúen “pobres” en la relación con el Señor? ¿Como decimos “buenos días” a nuestro vecino si se sabe que él no tiene el buen día de los que tienen a Jesus en el corazón?

Quizá podamos pensar: “Si yo soy rico en Dios, para que necesitaré de más “bendiciones increíbles”? De la misma forma que un rico en finanzas se puede perder todo en poco tiempo, también podemos dejar de ser ricos espiritualmente si somos negligentes en nuestro deber de servir a Dios…

Mañana podremos estar en el lugar de ellos, necesitando tambien renovar nuestra riqueza. Cuando somos ricos en Dios y servimos a los pobres, no lo hacemos para aumentar nuestro saldo y sí para que ellos también sean ricos… Solo así continuaremos siendo ricos, más ricos, y mucho más ricos de las bendiciones de Dios.

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un Abrazo, y mi deseo que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha Prosperidad.

Claudio Valerio

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*

ultimas de Opinión

Tiempo de descansar

Un miembro de iglesia se aproximó a su pastor y dijo: “Yo

Cristo es Rey

La Fiesta de Cristo Rey.  Esto debe hacer que nuestra fe nos
ir arriba