Como sucede la mayoría de las veces, los vecinos que moran en inmediaciones de las zonas “fronterizas” quedan relegados o, peor todavía, condenados al olvido por parte de sus gobernantes. Más aún en el absurdo caso en que la divisoria de dos partidos quedó caprichosamente ubicada en el medio de un pueblo.


 

Tal el caso de Maquinista Savio, cuya calle Pedro Nieto señala el final del Partido de Escobar y el inicio de Pilar. Esa mitad de Savio (bautizada pocos años atrás como Lagomarsino) está habitada por vecinos que continúan llamándola “Savio Pilar” -municipio al que tributan sus tasas- pero que utilizan la infraestructura solventada por Escobar.

Este reclamo llega precisamente desde Savio Pilar y está relacionado con el estado de abandono de la calle Bélgica al 3300, a escasos metros de la divisa. Cada lluvia significa un nuevo calvario para los moradores ya que se acumula el agua desbordando las zanjas que acompañan la calle asfaltada, veredas y, en algunos casos, anegando los terrenos y casas. Por alguna razón que los moradores desconocen, las aguas no escurren y permanecen estancadas la mayoría de las veces hasta la próxima lluvia, para ellos sinónimo de inundación.

Inútil ha sido su reclamo. Para peor ven destruirse el asfalto conseguido después de años de pedidos, luchas y reclamos. “Muchas veces los propios vecinos hemos intentado solucionar el problema, comprando escombros para rellenar los pozos que se han hecho pero es inútil. Cuando se acumula el agua se lleva lo que con tanto sacrificio compramos y pusimos” cuenta desanimada una vecina que agrega “y esta historia no es nueva. La venimos padeciendo desde la administración anterior y ahora nada cambió”.

Las fotos son testimonio elocuente de sus dichos.

 

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*