Flavia Battistiol asumió como concejal tras dos licencias en minutos de sus antecesores en la lista de Unidad Ciudadana, como Carlos Ramil y María Laura Guazzaroni. Seguirá en la Dirección de Derechos Humanos hasta que haya un reemplazo. «Quiero seguir colaborando», expresó.


Su pasado le hizo cambiar su propia historia. La convirtió en militante, en la búsqueda de un nuevo presente que intente solucionar lo ocurrido años atrás, en uno de los momentos más oscuros de nuestro país.

Flavia Battistiol Colayago es hija de Egidio Battistiol y Juana Matilde Colayago, desaparecidos el 31 de agosto de 1977 en su domicilio de Boulogne y permanecieron detenidos en Campo de Mayo. Ella estaba embarazada de seis meses, y esa criatura que habría nacido entre noviembre y diciembre de ese año aún no se encontró.

Las otras dos hijas de la familia (Flavia, 1974) y Lorena (1976) lucharon (y luchan aún) toda su vida para encontrar a su hermano menor. Su vida gira en eso, pero con más fuerza que odio. Con más valentía que miedo.

Ambas colaborar con Abuelas de Plaza de Mayo y a fines de 2015 Flavia tuvo el ofrecimiento de Ariel Sujarchuk para sumarse a la Dirección de Derechos Humanos de la Municipalidad de Escobar. Este años fue candidata en la lista de Unidad Ciudadana, en el séptimo lugar.

Hace poco participó del escrache a Luis Abelardo Patti en el country Septiembre, en el marco de una organización de HIJOS y de un debate del Foro Permanente de DDHH. «Soy la parte municiapol de ese lugar, nos representa a todos los que tenemos esta bandera. Juré por eso y es un compromiso seguir con esto», explicó Battistiol a el NUEVO DIGITAL, luego de jurar como concejal. De hecho, lo hizo por «los derechos humanos y por los 30.000 desaparecidos».

Dijo que con su nueva etapa legislativa «tengo ahora otra herramienta para mi gestión dentro de los Derechos Humanos».

«Ya tuve algunas participacienes dentro del Concejo Deliberante, como con el proyecto del, monumento de los desaprecidos, que se está construyendo y será inaugurado en marzo», resaltó. «Voy a continuar con en la dirección de DDHH, hasta que haya alguien nuevo. Me siento capacitada para estar en los dos lugares pero ese lugar merece tener otro director».

La flamante concejal añadió:  «Quiero seguir colaborando, continuar de la misma manera, me he reunido con los docentes, los alumnos, fui trabajando con distintos espacios… cuando hablamos de DDHH hablamos de todos los derechos humanos, no solo nos rferimos a Verdad, Memoria y justicia, es muy abarcativo, amplio: no queremos más violencia institucional. Tengo mucho diálogo con la policía de Escobar, Garín, ellos tampoco quieren eso, creo que pensamos de la misma manera pese a estar en diferentes sectores, ni ellos ni nosotros queremos violencia para los pibes».

 

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*