• Revista-Puerto-ARA-San-Juan-01.jpg
  • Revista-Puerto-ARA-San-Juan-04.jpg

Tal como lo adelantamos días atrás en el NUEVO DIGITAL DE ESCOBAR, se habría confirmado la ubicación del submarino, luego de investigaciones basadas en el “ruido” o “anomalía hidroacústica” detectada en ese momento. Se encontraría a 476 metros de profundidad.


Una completa revisión de los análisis divulgados por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares sobre la señal acústica asociada con la pérdida del ARA San Juan confirmó lo siguiente:

La “anomalía hidroacústica” se originó cerca de las coordenadas 46-10S, 59-42W el 15 de noviembre, y fue producida por el colapso o implosión del casco de presión del submarino, a una profundidad de 390 metros. La presión del mar a la profundidad del colapso fue 570 libras por pulgada cuadrada -equivalentes a 40,07497 kilos por centímetro cuadrado-, y la frecuencia de la señal del evento (pulso de burbuja) fue de aproximadamente 4.4 Hz.

publicidad.jpg

La energía liberada por el colapso fue igual a la explosión de 5.669,90 kilos de TNT a una profundidad de 390 metros. Esa energía fue producida por la conversión casi instantánea de energía potencial (presión del mar) a energía cinética, por el movimiento del pistón de agua que ingresó al casco de presión del San Juan a una velocidad de aproximadamente 1800 mph.

El casco de presión completo fue totalmente destruido en aproximadamente 40 milisegundos, y aunque la tripulación pudo haber sabido que el colapso era inminente, no se ahogaron ni experimentaron dolor, sino que murieron instantáneamente. Los restos del San Juan se hundieron verticalmente a una velocidad estimada entre 10 y 13 nudos, y el impacto inferior no habría producido un evento acústico detectable a largo alcance.

Según el portavoz de la Armada Argentina, Gabriel Galeazzi, el Comandante del ARA San Juan reportó un «fallo» en el «sistema de baterías» del submarino. Ese informe fue realizado a las 7:30 horas el 15 de noviembre y posteriormente se informó que el problema había sido «corregido». El submarino pretendió sumergirse y continuar su tránsito hacia el norte, pero el casco de presión colapsó a las 13:58 hs del mismo día.

Así los hechos, si finalmente logran recuperarlo sería fundamental centrar la investigación en el sistema de baterías de la nave.

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*