«Es importante el contacto visual, poder localizarlo en el lecho del mar, que va a dar un indicio si visualmente se percibe algo; puede que sí, puede que no», declaró Balbi en conferencia de prensa. Prudentemente, la Armada abrió la posibilidad de que nunca se sepa qué pasó con el ARA San Juan.


Las probabilidades están atadas a los resultados de “tres contactos” que verificarán en los próximos días siempre que el clima –principal detractor de las investigaciones- lo permita. En el día de mañana se espera que la embarcación rusa “Yantar” llegue a la zona de rastrillaje, equipada con tecnología de última generación, que permitiría mapear el lecho marino hasta 6.000 metros de profundidad. Además se sumará la embarcación Atlantis que actualmente se encuentra en el puerto de Comodoro Rivadavia, que realizará una búsqueda con un objeto no tripulado. Así, serían seis las embarcaciones involucradas en la búsqueda del ARA San Juan.

Balbi aseguró que se espera la confirmación de tres imágenes tomadas por los diversos instrumentos de rastrillaje, a 800 y a 700 metros de profundidad. «Son momentos de angustia, inquietud y sufrimiento de los familiares de los 44 submarinistas”, admitió Balbi en conferencia de prensa. Además, ratificó que el incidente que ocasionó la desaparición del submarino «fue una falla» y no «una emergencia», y descartó la hipótesis de «un ataque externo». «Para la búsqueda no hay tiempo límite; nuestro compromiso es continuar hasta agotar los medios disponibles a nuestro alcance y aprovechar la ayuda internacional», admitió el vocero de la Armada. En relación a los familiares de las víctimas, declaró: «se asignó un suboficial a cada familia, para el contacto rápido, cercano, información y apoyo espiritual, que se eligió por cercanía, amistad y jerarquía».

publicidad.jpg
Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*