• cirrosis.png
  • ictericia.jpg

Un hígado dañado puede ser muy peligroso, más aun si no se prestó la suficiente atención a las señales que el cuerpo envía. La tercera de estas señales requiere urgente atención médica.


1.- Hinchazón abdominal: aunque a veces es difícil detectar si duele o no el hígado, uno de los síntomas más característicos de que hay una alteración hepática es sufrir de un vientre hinchado, y esto comienza con dolor situado justo debajo de las costillas del lado derecho del abdomen, pudiendo a veces también doler la espalda. Si es muy recurrente, puede deberse a la ascitis o «barriga de agua», que es una acumulación de fluido causada por la fuga de sustancias del hígado o intestinos, que se acompaña de hipertensión y alteración en la respiración. Sin embargo, para poder descartar que se trate realmente de un problema hepático es necesario acudir al médico.

2.- Fatiga, debilidad y dolores de cabeza: otro de los síntomas de un posible problema de hígado es experimentar cansancio o fatiga crónica, es decir, que aunque se descanse o se trate de comer bien se siga teniendo mucho cansancio y que, además, haya debilidad y dolores de cabeza. Comúnmente no se le da la importancia debida ya que se relaciona con la carga de trabajo o actividades que se han realizado, pero puede tratarse de un problema severo de hígado. Ante estos síntomas consulte al médico.

publicidad.jpg

3.- Ictericia: la ictericia es muy peligrosa para la salud, y se relaciona principalmente con la hepatitis o cirrosis. Se puede presentar a cualquier edad, y se manifiesta con dolores en la parte inferior del abdomen. Es un claro síntoma de trastornos en el hígado y la vesícula biliar, que son incapaces de excretar la bilirrubina del cuerpo. Si observa un cambio de coloración en la piel u ojos, y ésta es amarilla, debe acudir de inmediato al médico para conocer la causa que la está originando.

4.- Trastornos digestivos: si se presentan nauseas, mareos, vómitos o dolor abdominal, son síntomas claros de que algo no funciona bien, y esto puede estar directamente relacionado con algún problema en el hígado. Sin dudas, para poder descartar esto con toda seguridad, si persisten los síntomas será necesario un examen físico de sangre o lo que sugiera el médico, ya que a veces pueden estar relacionados con la hepatitis A

5.- Después de beber agua el color de la orina es más oscuro: si el color de la orina es oscuro puede significar que tiene daño hepático. Siempre se debe observar el color de la orina después de beber agua, comuníquese con su médico si nota que su orina tiene dicho color.

6.- Cambio de color en las heces: si las deposiciones son de color gris o amarillo se debe acudir con el especialista lo antes posible. A veces este síntoma se relaciona mucho con el síndrome de colon irritable, pero también puede estar asociado con problemas hepáticos.

7.- Pérdida repentina de peso y apetito: si inesperadamente ha ido perdiendo el apetito, esto puede relacionarse con algún trastorno progresivo en el hígado, y por eso es uno de los síntomas que no debe ser tomado a la ligera, ya que no es normal perder el apetito de un día para el otro, y puede haber detrás alguna razón más seria por lo que esto ocurre. Además, puede estar acompañado por la pérdida rápida de peso, que es muy peligrosa y puede indicar problemas mayores. Si esto sucede, debe ir con su doctor urgente.

8.- Irritación, prurito o picazón de la piel: la picazón o cosquilleo por todo el cuerpo, irritación, urticarias de origen desconocido y toda anomalía de la piel tiene un alto grado de probabilidad que sea causada por un hígado dañado, ya que es el resultado de la excesiva presencia de toxinas en el cuerpo que el éste no alcanza a depurar, y esto se manifiesta con picazón en la piel de todo el cuerpo.

9.- Reflujo ácido o acidez estomacal: si sufre de ataques cada vez más frecuentes de reflujo gástrico con indigestión, con o sin vómitos, son signos de advertencia de que no todo está bien y necesita investigar más sobre el correcto funcionamiento de su hígado.

10.- Retención de líquidos: comúnmente afecta a los pies, los tobillos y las piernas, y se manifiesta como la hinchazón de la zona afectada. Si presiona con el dedo en el área hinchada, la piel no se recuperara de inmediato y la huella del dedo estará allí durante unos segundos después de quitar la presión. Una de las causas puede estar relacionada con el hígado intoxicado.

11.- Consumo de medicamentos: si consume muchos medicamentos o lo hace por largos periodos de tiempo, está corriendo el riesgo de generar problemas en el funcionamiento normal del hígado.

Aunque se conozcan los síntomas relacionados con un problema de hígado es necesario acudir con el médico o especialista en cuestión para poder recibir la atención, orientación y oportuno diagnóstico y tratamiento. Además es fundamental eliminar la ingesta de bebidas alcohólicas, gaseosas, alimentos muy condimentados, embutidos y frituras. Debe seguir las medidas alimentarias y los parámetros estipulados por el médico, con el fin de evitar cualquier enfermedad que interfiera con el buen funcionamiento del organismo.

Cabe destacar que las personas con mayor riesgo de presentar enfermedades hepáticas son aquellas que padecen enfermedades como la diabetes, alcoholismo, personas que manipulan químicos tóxicos o que trabajan en laboratorios en los que se manipulan sangre, virus o bacterias, y las personas con obesidad.

Consejos adicionales: no obligue a su cuerpo a recibir alimento sin necesitarlo, ya que hace que el hígado trabaje más de la cuenta y corra el riesgo de enfermarse. Es aconsejable beber agua, al menos 8 a 12 vasos diarios, ya que ofrece el beneficio de desintoxicar el hígado y limpiar los riñones.

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*