Por Claudio Valerio

El padre, cierto día, le enseñaba a su pequeño hijo sobre la forma de vivir de un buen ciudadano, y cuáles deberían ser sus actitudes… Al terminar la lección, el padre oyó del hijo una pregunta que jamás pudo olvidar: «Papá… ¿Yo ya vi a un buen ciudadano?»

¿Será qué ya pasamos por la misma vejación? Ya oímos, alguna vez, de uno o varios amigos: «¿Es una buena persona; es un buen ciudadano? Estoy sorprendido… ¡confieso que no sabía!». Y si un amigo se muestra perplejo al saber que nosotros somos buenos ciudadanos, ¿que podríamos decir? Muchas veces citamos, con facilidad, todo lo que un buen ciudadano debe hacer. También no es difícil, para nosotros, decorar una gran cantidad de pasajes referidos a «las reglas de convivencia» en una comunidad, barrio, etc… Podemos, desde luego, vestirnos con ropas que nos hacen parecer ilustres ciudadanos. Pero, ¿es eso suficiente? Conozco varios «ilustres ciudadanos» que dominan todo lo referente a reglas de convivencia y de buenas costumbres, que citan ítems sin dificultades. Sin embargo, ¿de qué vale todo eso si no conocen el respeto a su prójimo? ¿De qué sirve conocer el texto si no experimentan la satisfacción de una relación con sus semejantes?… «No adelanta saber dónde está el camino si no existe la iniciativa de andar por él».

Si yo digo que soy un buen ciudadano, debo andar como tal, debo hablar como tal; debo demostrar tolerancia; debo buscar vivir en armonía. Ser buen ciudadano no es ir a las reuniones barriales de comité, o las que se denominan de otra manera; ni ir a convocatorias partidarias por una causa determinada, ni acompañar junto al televisor una asamblea del congreso. Ser ciudadano es abrir el corazón para hacer el bien al prójimo, es ser ejemplo en una sociedad tomada por densas tiniebla… Ser buen ciudadano es dejar que todas nuestras actitudes brillen en cada acción que hagamos.

publicidad.jpg
Compartila en las redes

1 Comment

  1. Es tan fácil ver la paja en el ojo ajeno!! …Yo me pregunto: porque será tan difícil ver la viga en el propio??? …Quien tenga esta última capacidad, más la voluntad y el esfuerzo de «querer» quitarla…Habrá dado un GRAN PASO.
    Buena nota…

Responder a Rosana Cancelar la respuesta

Su Email no será publicado

*