Denuncian serios riesgos para vecinos de toda la región por la puesta en marcha de dos termoeléctricas en el límite entre Escobar y Pilar. Están calificadas como contaminantes y entre los riesgos posibles se mencionan lluvia ácida, disminución de agua en el acuífero Puelche y sonora. Los efectos impactarían en Matheu, Campo Chico, Campo Grande, Lagartos, Villa Rosa, etc.. Este sábado 28 habrá una Asamblea Informativa frente a una de las plantas, organizada por una ONG que viene luchando para evitar su puesta en marcha.

La puesta en marcha de dos termoeléctricas en Pilar, a escasos metros del límite con el Partido de Escobar, pone en jaque a miles de vecinos, que desconocen el serio riesgo que implica para la región. Las mismas están siendo construidas en la intersección de la Ruta 25 y Alborada (calle de acceso a los countries Campo Chico y Campo Grande) lindante con una subestación que ya funciona desde hace años en ese lugar. Si bien técnicamente está erigida en Pilar, los potenciales daños afectarían seriamente a numerosos vecinos de Escobar.
Se trata de dos centrales cuya puesta en marcha generaría un total de 500 megavatios (250 cada una) lo que significa el 1,5 % del total de energía fabricado en nuestro país (para que se entienda, equivale a una vez y medio al total de energía que genera la Central de Atucha). Estas turbinas serán alimentadas con gas natural, aunque son duales, vale decir que pueden ser también utilizadas con gasoil en caso de ausencia de gas. Este uso no es sólo una posibilidad teórica, ya que en el lugar se están construyendo tanques para albergar 15.000 metros cúbicos de gasoil a modo de reserva.
En caso de ser utilizado este combustible (algo altamente probable en el invierno, cuando el gas es
insuficiente) disipa a la atmósfera óxido de azufre que regresa con las lluvias en las llamadas «lluvias ácidas». El área de impacto de estos daños ronda los seis kilómetros, pudiendo aumentar por los vientos y otras condiciones climáticas.
Las termoeléctricas a gas son antieconómicas, aunque se han convertido en un paliativo ante la grave crisis energética del país por la rapidez con que pueden ser puestas en marcha. Entre un 30 y un 40 por ciento del combustible empleado para abastecer las turbinas es aprovechado para generar energía, en tanto que el 60 por ciento restante se disipa como energía térmica al medio ambiente. No obstante, el gas es un combustible «amigable», máxime en comparación con los daños que provoca el gasoil.
La primera de estas termoeléctricas pertenece a APR Energy y ya está totalmente montada.
Inclusive ya se han realizado pruebas que desencadenaron un nuevo problema: producen un fuerte silbido audible a varios kilómetros. Su utilización sería sólo en momentos de necesidad por falta de energía y es una planta desplazable, montada con turbinas móviles montadas en especie de trailers.
Por tal motivo consiguió quedar encuadrada en una legislación más flexible. Esta planta cuenta con habilitaciones de la OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible), obtenidos merced a una rezonificación realizada por el Concejo Deliberante de Pilar. Este paso (imprescindible, ya que las parcelas figuraban como «Distrito complementario Club de campo» y «Distrito complementario industrial») fue votado en julio pasado y convertidas a «Zona D, exclusivamente industrial». La maniobra fue señalada como ilegal, ya que en la zona existen centenares de viviendas y comercios habilitados. Ambientalistas señalaron también que «tampoco se cumplió con los requisitos previstos en la Ley General del Ambiente, que obliga a convocar a los vecinos para participar del debate previo. De ser zona exclusivamente industrial debería procederse al desalojo de los vecinos, un verdadero disparate que carece de sustento jurídico.
El otro efecto colateral provocado será en el agua, líquido que las termoeléctricas utilizarán en forma considerable (se calcula un consumo diario de 5.000 metros cúbicos de agua por día. Serán extraídos del acuífero Puelche, que abastece a toda la región. En ciertos períodos del año se especula que provocaría una baja en los pozos de las viviendas las que quedarían sin el líquido vital al quedar secos sus pozos.
Respecto a la segunda planta, pertenece a Araucaria Energy y aún carece de las habilitaciones pertinentes. Esto obedece a que su funcionamiento sería permanente y está encuadrada en otra ley.
Al no poder cumplir con algunos de los requisitos exigidos por el gobierno provincial (a través del OPDS) el organismo dispuso la clausura de la obra, aunque los vecinos denuncian que las actividades dentro continúan avanzando. Desde la empresa habrían indicado que «se obtendrán las licencias ambientales pertinentes».
ESTE SABADO HABRÁ UNA ASAMBLEA
Vecinos Autoconvocados por la contaminación de Pilar invitaron a quienes deseen sumarse a las acciones legales que se inciarán a la brevedad (recursos de amparos, etc.) a una Asamblea Informativa, la que tendrá lugar el próximo sábado 28 de octubre, a las 10.00. Será en el playón de acceso a la termoeléctrica, ubicada en Ruta 25 y Tehuelches (frente al corralón Abelson), a pocos metros de la entrada a Campo Chico.
N. de la R. La imagen que ilustra la nota pertenece al diario Resumen de Pilar
Compartila en las redes

1 Comment

  1. y los 15000 m3 de gas oil como llenaran los tanques con un oleoducto o con camiones cisterna que calculo si es transportado por este ultimo sera abastecido por barcos en algún lugar del puerto de Escobar, ademas creo que es fuel oil y no gas oil.

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*