• Juegos-Bonaerenses-1.jpg
  • Juegos-Bonaerenses-2.jpg
  • Juegos-Bonaerenses-3.jpg
  • Juegos-Bonaerenses-4.jpg
  • Juegos-Bonaerenses-5.jpg

Luego de cuatro días de competencia intensa, la delegación de Escobar cerró su participación en los Juegos Bonaerenses 2017 con una muy buena cosecha de 15 medallas, similar a la histórica cifra conseguida el año pasado. Las preseas obtenidas correspondieron tanto a competencias individuales como grupales, Sub 14, Sub 15, Adultos Mayores, Deportes Especiales, Narrativa y una medalla extra del equipo de Futsal Sub 16, que además de quedarse con el bronce se llevó una mención por su buen comportamiento dentro y fuera de la cancha.


Las medallas de oro para Escobar fueron cuatro y dos de ellas las aportó el canotaje, a través de Johanna Toledo y Manuel Orero, quienes se entrenan en el club de Remo y Náutica de Belén de Escobar y repitieron el logro que habían alcanzado en los Juegos Bonaerenses 2016. Cristian Aguilar ganó la carrera de marcha en la prueba de 3000 metros, mientras que Marcos Amarilla triunfó en la prueba libre de 25 metros en natación adaptada.

Las preseas de plata también fueron cuatro y dos vinieron de la mano del taekwondo, a partir de las destacadas actuaciones de Alejandro Rojas y Marcelo Santagostino, integrantes de la escuela municipal. En tanto, Derlis Peralta en lanzamiento de disco Sub 14 logró una marca de 36,71 metros para quedar en el segundo escalón del podio y Laura Galarza fue segunda en Boccia, un deporte paralímpico inspirado en las bochas.

Por último, hubo seis medallas de bronce logradas por el equipo de gimnasia deportiva compuesto por Kevin Coppola, Ian Rivero y Kevin Soto; Alexis Gómez en deportes electrónicos; Juan Fernández en tenis de mesa, categoría Adultos; Brian Sommier en taekwondo; Valentín Luvini en narrativa Sub 15 y el Futsal Sub 16, que también obtuvo la medalla de Fair Play.

Según los organizadores, el joven conjunto escobarense fue el de mejor comportamiento entre los equipos de todas las categorías, ya que no apeló a la violencia dentro de la cancha, fue leal con sus rivales y jamás recurrió a quejas ni insultos a pesar de que en la semifinal -que Escobar perdió por penales- se registraron fallos arbitrales muy polémicos que incidieron directamente en el resultado del partido.

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*