Por Claudio Valerio

¿Puedes dar a tus hijos un impulso para desarrollar su inteligencia? De acuerdo con la ciencia, SÍ es posible.

Los primeros 10 años de vida de un niño son los más importantes, ya que son cruciales para mejorar y desarrollar su cerebro. Por ello te mostramos diez actividades recomendadas por la ciencia para que tus hijos sean mucho más inteligentes. Algunos estudios demuestran que la mayoría de estas actividades también benefician a los adolescentes, e incluso también a los adultos. Veamos de qué tratan:

  1. Lecciones de música

Una investigación reciente encuentra que las clases de música hacen que los niños sean más inteligentes. Los grupos de control mostraron que los niños que asistieron a clases de música mostraron un mayor coeficiente intelectual. Aunque la diferencia fue relativamente pequeña, la investigación concluye que la formación musical da a los estudiantes las ventajas de aprendizaje en el aula. De hecho, se encontró que el entrenamiento musical no sólo beneficia a los jóvenes, sino también a las personas mayores en la compensación de algunos efectos del envejecimiento.

publicidad.jpg
  1. Deportes

Estar en buena forma física incrementa tu habilidad para aprender. Se ha descubierto que las personas aprendieron palabras 20% más rápido después de hacer ejercicio que antes de hacerlo.

  1. Lee con tus hijos, no leas para ellos

Cuando lees para tus hijos, no dejes que solamente se centren en los dibujos del libro mientras tú haces el resto. Comparte la lectura con ellos, así los ayudarás a desarrollar sus habilidades en la lectura. Cuando el hábito de leer es compartido entre tu pequeño y tú, estás promoviendo sus habilidades literarias.

  1. Una buena noche de sueño es vital

Los estudios han demostrado una correlación entre las calificaciones y la cantidad media del sueño. Se ha encontrado que la pérdida de una hora de sueño, equivale a la pérdida de dos años en la maduración y el desarrollo cognitivo. En los estudios realizados se encontró que los adolescentes que recibieron una A tuvieron 15 minutos más sueño que los estudiantes que recibieron una B. ¡Así que 15 minutos cuentan!

  1. El éxito se determina por la disciplina, no por el coeficiente intelectual

Los estudiantes con altos niveles de fuerza de voluntad son más propensos a obtener calificaciones altas en sus clases que aquellos que dedican más tiempo a otras actividades (como ver TV) en lugar de prepararse a sí mismos. El estudio también encontró que la autodisciplina determinó cuál de los estudiantes podría mejorar sus calificaciones en el transcurso del año escolar. Por ende la voluntad ha demostrado tener un efecto mayor en el rendimiento académico que el intelecto.

  1. Lo que tus hijos comen afecta sus notas

Los alimentos ricos en fibra y de fácil digestión como la avena son los mejores… También se encontró que la cafeína y la glucosa pueden tener un efecto beneficioso en el rendimiento cognitivo. Los resultados sugieren que la combinación de cafeína con la glucosa aumenta la atención.

  1. Los niños felices tienen más probabilidades de ser adultos exitosos

En general las personas felices son más exitosas en el trabajo y el amor. Los resultados muestran que ellos obtienen mejores evaluaciones de rendimiento, más posibilidades de trabajar en empresas prestigiosas y recibir salarios altos. Además tienen más posibilidades de casarse y tener un matrimonio feliz.

  1. Su grupo de amigos afecta su rendimiento

El grupo de compañeros que está cerca de tu hijo tiene una potente influencia sobre ellos. Se descubrió que cuando los estudiantes con bajos promedios se relacionan con estudiantes que sacan mejores puntuaciones, su promedio de calificación tiende a aumentar.

¡Creamos en nuestros hijos!… Creamos en ellos y hagamos que lo sepan todos los días. Que nuestros hijos sepan lo orgullosos que estamos de sus logros y que los apoyamos para que sigan creciendo.

 

Claudio Valerio.

Compartila en las redes

Deja una respuesta

Su Email no será publicado

*