El beneficio de prisión domiciliaria fue concedido por el juez del Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de Rosario, Dr. Omar Paulucci, fundado en problemas de salud. El ex intendente de Escobar cumple dos condenas a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad, pero ahora podría continuarlas en su casa del country Septiembre. Las condenas fueron por los asesinatos de cuatro personas: Gastón Gonçalvez, el diputado Diego Muníz Barreto y Osvaldo Cambiasso y Eduardo Pereyra Rossi, integrantes de la organización Montoneros. Abuelas de Plaza de Mayo y otros organismos relacionados a los Derechos Humanos rechazaron la decisión: “Entendemos que el cuadro de salud que presenta Patti puede tratarse adecuadamente en el Hospital Penitenciario Central de la cárcel de Ezeiza, como lo venía haciendo”.

El juez consideró que Patti sufriría serios trastornos por los traslados desde la cárcel hasta el hospital, pero aclaró que los viajes deberán ser realizados desde su nuevo domicilio. Por su parte las Abuelas expresaron en un comunicado de prensa: “El genocida fingió afecciones de salud para evitar ser juzgado”. La agrupación solicitó que se adopten las medidas necesarias para que las prisiones domiciliarias no se transformen en libertad encubierta”.

publicidad.jpg
Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*