“No ha quedado muy bien, es un trauma importante el que sufrió”, destacaron desde el gremio docente Suteba. Un grupo minúsculo de padres continuó con protestas y ahora investigan a las maestras.


El tema tuvo alta repercusión y como todo lo que sube debe bajar, luego la noticia perdió notoriedad. Pero una de las protagonistas de la historia aún continúa sin volver a su fuente de trabajo. Y pareciera que no habrá novedades a corto plazo.

Se trata de Alejandra Pereyra, maestra de Primaria, que fue agredida hace tres semanas por la madre de un alumno, quien no regresó a la Escuela N°5 de Garín desde entonces. “La docente no se reinicporó porque ha quedado mal, es todo un truama. Además está la situación social, es que si bien la inmensa mayoría de padres apoyó a la docente, hay un grupo de padres, minúsculo pero grupo al fin, que está haciendo algunas cosas”, expresaron desde Suteba Escobar, gremio que se involucró desde el día 1.

“Como no les salió bien la movida de inculpar a la docente y a la escuela, fueron a las autoridades educativas y se activó un procediminto que establece la normativa se da el disparate que, después que una madre agrede brutalmente a una maestra y la amenaza, las autoridades ahora están investigando a las maestras”, resaltaron.

Cabe recordar que hace tres semanas, la agresión ocurrió a la salida del colegio Hipólito Yrigoyen a la vista de todos los estudiantes del turno mañana, que acababa de terminar.

En plena salida de los chicos, una mamá le pegó dos cachetazos a la docente Alejandra Pereyra, de 25 años de edad. La tomó del pelo y la insultó. La maestra logró escabullirse e ingresó a la escuela en estado de shock.

Todo ocurrió cuando el alumno, quien había sido cambiado de turno por problemas de conducta, se trenzó a los golpes con un compañerito. La maestra intercedió, los separó y siguió repartiendo a los chicos a sus respectivos familiares. En ese momento, fue sorprendida por la mujer.

Es la madre de un alumno de 9 años que, en presencia de numerosos estudiantes, le reprochó el trato a su hijo, la agarró del pelo y la golpeó en la cara. Esta situación provocó el cese de clases al día siguiente, en apoyo a la maestra agredida, y una catarata de declaraciones de todas las partes involucradas en redes sociales y en medios de comunicación, que no dejaron pasar una nueva situación de violencia en las escuelas.

Compartila en las redes

1 Comment

  1. No se entiende la manera de actuar que tiene la “justicia” hay una ley provincial que contempla cárcel efectiva de hasta seis meses a quienes agredan, como lo hizo esta señora violenta, a los docentes. Pero no solo que no se estaría aplicando la justicia, sino que esta mujer parecería haber logrado que las autoridades estén “investigando” a las maestras.
    Recordemos que la señora admitió que le pegó violentamente a la maestra delante de sus compañeras y de los alumnos.
    Entiendo que los sindicatos deberían estar evaluando la posibilidad de ir a un paro por este atropello flagrante.

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*