• VIDA-SALUDABLE-Fortalezca-sus-defensas-con-medicina-natural-preventiva.jpg
  • VIDA-SALUDABLE-Fortalezca-sus-defensas-con-medicina-natural-preventiva1.jpg

Nuestro sistema inmunológico puede debilitarse por estrés, mala alimentación, falta de ejercicio y cambios de estación. Además, el abuso en la ingesta de antibióticos puede afectar al sistema inmune al alterar nuestra flora intestinal. También influyen los estados de ánimo personales: si sufre de depresión o nerviosismo, las defensas pueden resentirse.

La buena noticia es que podemos fortalecer nuestras defensas de forma natural, en simples hábitos que todos deberíamos adoptar.

 

Hierbas para un buen sistema inmune

Hay miles de hierbas beneficiosas para nuestro organismo; la “uña de gato”, por ejemplo, es una planta amazónica que se ha usado desde hace cientos de años por diversas tribus para fortalecer las defensas del organismo; o la Equinácea, una flor medicinal de los antiguos indios americanos que ocupa un lugar destacadísimo dentro de los remedios naturales usados para combatir todo tipo de infecciones.

 

Alimentos “vacuna”, para un sistema inmunológico protegido naturalmente

“Que tu alimento sea tu medicina, y tu medicina tu alimento”, gran frase para grabarse a fuego. Generalmente no nos detenemos a evaluar qué falta en nuestra dieta para que sea realmente nutritiva.

Puede empezar incorporando más ajo. La alucina, es una substancia contenida en el ajo molido que ayuda a combatir los virus, es un gran antibiótico. También puede incluir en su dieta alimentos con probióticos. Además de ayudar a prevenir el desarrollo de cáncer de colon, estimulan la capacidad del tubo digestivo para prevenir infecciones intestinales y eliminar bacterias patógenas y sus toxinas. Además facilitan la absorción del calcio y del hierro, lo que podría mejorar la densidad ósea y prevenir la osteoporosis. Puedes encontrarlos en forma natural en alimentos como el trigo, ajo, cebolla, espárragos, alcahuciles y puerros, entre otros. También se les adiciona a productos como leche, yogur, cereal y postres infantiles.

Consuma menos azúcar. Según estudios realizados, después de que los participantes consumieron seis cucharadas de azúcar (ya fuera en jugo de naranja, miel, o bebidas azucaradas), sus glóbulos blancos perdían su habilidad para combatir bacterias y virus. Su sistema inmune se mantenía bajo incluso varias horas después de ingerirla. Si bebe un refresco cada dos o tres horas (tres latas lo pondrían por encima de la marca de las 6 cucharadas), su resistencia a las enfermedades disminuirá durante la mayor parte del día.

Muchos tipos de hongos ayudan a mejorar el sistema inmunológico. Los hongos medicinales (como shitake, reishi y maitake) son particularmente beneficiosos, ya que estimulan la multiplicación de las células inmunes, además de ser riquísimos.

Un gramo por día de vitamina C ayuda a aliviar los resfríos. En adultos, el resultado es una modesta reducción de un 8% de los síntomas. No parece mucho, pero eso puede acortar la enfermedad en uno o dos días. Según un estudio, personas que comen tres o más porciones de fruta al día, tienen 25% menos resfriados y gripes que aquellos que comen cantidades menores. El contenido de vitamina C aporta gran parte de sus beneficios, pero la fruta también contiene polifenoles con propiedades antivirales, vitaminas y minerales esenciales.

 

Tips básicos para fortalecer el sistema inmunitario

Evite el estrés, y practique alguna actividad relajante como Yoga, Tai Chi y Pilates. Notará los resultados.

No abuse de los antibióticos. Considere que no solamente los tomamos por cuestiones médicas, sino que también están presentes en el alimento de los animales con los cuales nos alimentamos.

Cuide sus niveles de hierro. Suele haber una relación entre bajos niveles de hierro y una mayor tendencia a infecciones y dificultad para superarlas. Las mujeres debemos prestar especial atención a niveles de hierro, más aún si se producen períodos menstruales abundantes. El médico indicará si corresponde tomar hierro para fortalecer las defensas.

En resumidas cuentas: haga ejercicio y aliméntese sanamente. ¡El dúo de la salud! No deben faltar para una buena salud y para fortalecer las defensas de forma natural, así como también dormir ocho horas. Su sistema inmune necesita descansar. En un estudio realizado en la Universidad Carnegie Mellon, incluso aunque las personas decían sentirse descansadas, eran casi tres veces más propensas a enfermarse si promediaban menos de seis horas de sueño por noche.

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*