El presidente del Concejo Deliberante de Escobar habló sobre las audiencias públicas sobre pirotecnia, adelantó que puede estar terminado el proyecto recién para el año próximo y que puede repetirse este sistema para otras cuestiones. “A los temas sensibles hay que ir al hueso”, manifestó.


Más reflexivo, culminada la tanda de debates sobre audiencia pública, Pablo Ramos hizo un balance sobre esas tres jornadas, aunque el tema se instaló a fines del año pasado, cuando un grupo de vecinos e integrantes de asociaciones ambientalistas se acercó hasta la entidad de la calle Asborno para que se suspenda la venta de pirotecnia en el Distrito, tal como ocurre en otras jurisdicciones del país.

El 24 de mayo se convocó a audiencia pública pero solo un concejal se anotó para debatir.

De saco y corbata, cigarrillo en mano, Ramos responde varias consultas “sin casette”, dejando de lado el manual del político que busca en cada palabra, cada coma, no quedar mal parado. Saluda a quienes pasan por allí quienes, al ver el grabador del periodista, devuelven el saludo en silencio, sin querer molestar.

Mucha agua corrió bajo el puente desde que ese joven oriundo de Stone se negara a ser parte de un sistema municipal del que era muy crítico: lo eligieron referente de La Cámpora, luego jefe de Anses, luego concejal hasta ser primer candidato en 2015, en la boleta que encabezaba Ariel Sujarchuk. Secretario de Gobierno, presidente del Concejo Deliberante y hasta intendente interino, los cargos que ostenta desde hace quince meses.

 

“No se puede jugar con la vida de la gente”

 

Pablo Ramos expresó su alegría al culminar esas tres audiencias públicas, algo inédito en el Partido de Escobar.

Celebro que haya un lugar de expresión, donde no solamente los concejales puedan decir lo que piensan o sienten y traer un relato parcial de lo que traen de la calle, sino que también que lo hagan los vecinos de Escobar.

“Me parece importante haber puesto en discusión un tema que estaba tratado de alguna manera porque estos temas sensibles hay que irles la hueso, no se puede hacer proyectos flojos con la vida de la gente o los animales”.

Ramos pidió mayor participación de los concejales.

Dijo que las audiencias públicas “nos sirve pare escuchar y sacar una mejor ordenanza, a partir de todas las alocuciones de los que participaron nos tenemos que sentar a con las comisiones respectivas, no se puede jugar con la vida de la gente”.

También adelantó una primicia: esto no será a largo plazo. “Falta un proceso, no sé si este año lo vamos a tener terminado pero sí para enero de 2018, tomar decisiones tan rápido puede tener costos, estamos dispuestos a pagar costos, pero con consensos de la mayoría. Queremos sacar una ordenanza con la mayoría representada, acá se contraponen problemas de salud, distintas situaciones: hay personas que viven y trabajan de la pirotecnia, no es un tema para tratarlo de un día para el otro”.

 

Audiencias para todos

 

 

“Queremos que se traten todos los temas  importantes en audiencias, es necesario tener los puntos de vista de todos los ciudadanos activos de nuestra sociedad, podemos tratar todos los temas así, venir al concejo y que se discutan temas que valgan la tema”, expresó.

“Podremos hacer segundas o terceras tandas de audiencias públicas, la calidad de los expedientes será mejor así”, añadió.

Más de treinta personas se anotaron para exponer en las distintas jornadas que hubo, la primera presidida por Gabriela Garrone (Ramos era intendente interino), y las otras dos por él mismo, quien fue el mentor de la propuesta.

Para debatir, junto a vecinos y referentes del tema, hablaron el concejal Miguel Jobe, la Defensora del Pueblo Rocío Fernández y la directora general del Erill, Fernando Bigliani.

“Fue la primera experiencia en la historia del Partido de Escobar, entonces esperaba una o dos personas, tenemos la vara baja, al escobarense le cuesta participar, no está acostumbrado, menos en este ámbito como es el Concejo Deliberante “, expuso.

“Hubo más de 30 personas, es una misión cumplida, también es un mensaje que la sociedad quiere participar. Está bueno que hayan venido de distintos pensamientos, superó las expectativas”, agregó.

Respecto a la poca participación de ediles en el debate (solo Miguel Jobe se anotó para exponer, quien siendo diputado había presentado un proyecto para prohibir la pirotecnia), Ramos lanzó: “Yo no le voy a echar la culpa a nadie, pero hay una cultura de no participación en instancias extras del Concejo, acá se lo está sacando un poco del molde. Ojalá vengan más concejales a participar, no solo es importante su voz y voto en las sesiones y sino en estas instancias donde el concejal puede estar más cerca del vecino, aportar en el cara de cara”.

publicidad.jpg
Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*