Aquella

Un día en la noche de tu boca

que labra pensamientos

y huecos explorados por una página sin libros

pero con tus pechos de portada

y palabras de muda metáfora

que imprimen en tu laberinto vertiginoso

un gemido; ese infatigable gusto a vino

derramado en el centro de un olvido.

¿Qué más puede la hoja?

¿Qué más puede tu boca?

Cuando se cierra, inútilmente,

es un perímetro de solloza muerte

alejada de dolor y de nostalgia;

un rojo indecible

que duerme de espalda, ebria, y sola.

Ariel Van de Linde

publicidad.jpg
Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*