Alcanzar un OBJETIVO es el fin que persiguen los individuos, las organizaciones que ellos  componen,  y las  metas  de aquellos que las dirigen. Esto abarca tanto a los que realizamos tareas en la actividad privada, así como en la Función Pública.

Si dicho objetivo será la luz que guiará las acciones de los individuos, será pues de suma importancia elegir cuidadosamente lo que nos proponemos, tratando de no fijarnos ideales inalcanzables que nos lleven a la ¨frustración¨.

Previo a  diseñar cualquier PLAN, es necesario, hacer un  raconto minucioso de los RECURSOS disponibles, sean estos de carácter económico o humanos, y tener en cuenta aquellas variables incontrolables que puedan afectar los planes establecidos.

Generalmente el análisis económico-financiero se realiza con criterio profesional, con mediciones técnicas que minimizan los riesgos de la inversión a realizar .

Mediante otra batería de herramientas, sean estudios de la demanda , investigaciones de mercado, se pueden estudiar los comportamientos del consumidor y el impacto de mis acciones.

También es posible reducir la incertidumbre que se presenten en los negocios, aún en aquellos casos de acontecimientos inesperados pero que fueron contemplados durante el diseño del planeamiento estratégico del emprendimiento.

¿Por qué entonces, tomando todas las previsiones enunciadas, algunos proyectos fracasan?

Generalmente se debe a que NO se destinan los mismos esfuerzos y criterios de análisis para la selección de:  quienes van a llevar adelante las tareas, de quienes van ejecutar las acciones, de quienes van a formar ¨EL EQUIPO¨ que intentará alcanzar el objetivo.

Es aquí donde el conductor asume el rol de ¨manager¨, de “líder”, de  ¨dirigente¨, y se pone a prueba como encargado de cristalizar el proyecto. Dependerá de su talento y capacidad  diseñar el perfil y los atributos técnicos, profesionales, éticos y humanos de quienes serán sus colaboradores.

De esa selección dependerá que ÉL: dirija o trabaje, que administre o realice tareas operativas, que gobierne o atienda cuestiones de rutina. En pocas palabras de ello dependerá su éxito o su  fracaso en el arte de conducir organizaciones o comunidades.

Sin embargo es ese el momento donde el responsable debe elegir con qué ¨PLANTEL¨ y qué características y capacidades deben poseer quienes lo acompañen  en ese nuevo desafío , si quiere seguir demostrándole eficiencia a la comunidad y demostrándose que es capaz de dirigir proyectos de mayor envergadura.

 

Dr. Luis P. VUOTTO

 

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*