• 1.jpg
  • 2.jpg
  • 3.jpg
  • 4.jpg
  • 5.jpg
  • 6.jpg
  • 7.jpg
Por Carlos Maipah

Fue una de las anécdotas más graciosas de mi vida profesional. Por entonces Mauricio Macri era Presidente de Boca Juniors y candidato a Diputado Nacional. Llegó a Escobar junto a Ricardo López Murphy, candidato a Senador. Boca festejaba su centenario con una carroza en la Fiesta Nacional de la Flor y previo al desfile, junto a Diego Curutchague, los recibimos en la redacción de El Diario de Escobar.
En torno a la mesa de reuniones, además de los mencionados, se sentaron sus referentes locales: Telmo Hisaki, Miguel Jobe y Luis Pietrobon. A mis espaldas había una foto que me sacaron junto a Pucará, un león de 280 kilogramos, sacada tiempo atrás en el circo de otro amigo, Mario Ayroldi. En medio de la entrevista, López Murphy (que desde su llegada no dejaba de mirar la foto) le pide perdón a Macri por la interrupción y me pregunta:
“Disculpe… esa foto es de verdad o está trucada?”
Debo reconocer que en un principio me sentí ofendido. Una foto enmarcada, colgada en el despacho del director de un diario, no podía ser un montaje. Luego recapacité y comprendí que para la cabeza de un economista era impensado que alguien, voluntariamente, entre a una jaula para jugar con un león por el solo placer de hacerlo. Miré al presidente de Boca, quien avergonzado por la desubicación de su compañero había bajado la cabeza, y le contesté: “La foto es auténtica. Lo que pasa es que me entreno con los leones para recibir a los políticos”. Por supuesto que cuando dije esto lo señalé a Macri mientras la mesa entera estallaba en una carcajada.
Pocas horas después recibimos un llamado del responsable de prensa de Mauricio, pidiendo si por favor podíamos pasarle copia de las fotos del por entonces serio candidato. “Yo nunca lo vi reírse a Mauricio a las carcajadas”, justificó.

Compartila en las redes

Deja un comentario

Su Email no será publicado

*